martes 19/1/21

Un matrimonio y sus dos hijos resultan intoxicados por monóxido de carbono

Una familia cambresa, del lugar de Penouviña (de la casa número 14 del citado lugar), tuvo que ser trasladada al complejo hospitalario coruñés por una posible intoxicación por monóxido de carbono.

Una familia cambresa, del lugar de Penouviña (de la casa número 14 del citado lugar), tuvo que ser trasladada al complejo hospitalario coruñés por una posible intoxicación por monóxido de carbono. En la vivienda unifamiliar se encontraban en ese momento los padres con sus dos hijos de 7 y 13 años.

La voz de alarma la dio el propio padre que llamó al servicio de emergencias 112 a las doce de la noche, por una posible intoxicación por monóxido de carbono. Los pequeños presentaban un fuerte dolor de cabeza, por lo que la centralita dio aviso al 061 que se encargó de evacuar a la familia.

Tanto los niños, de 7
y 13 años, como sus padres fueron trasladados al hospital

Del mismo modo, la central también movilizó a Protección Civil de Cambre y a los bomberos de Arteixo. Además, también acudieron hasta este punto agentes de la Policía Local de Cambre como apoyo a las unidades de emergencias.

Desde el servicio municipal se movilizaron dos efectivos con Pick Up. Cuando llegaron, se encontraron al propietario que les explicó la situación y que sus hijos ya habían sido trasladados por una ambulancia. Los progenitores ya habían procedido a iniciar la ventilación oportuna de su hogar.

 

Ventilación y mediciones

Acto seguido, también llegaron los bomberos del parque comarcal de Arteixo. Una vez allí, procedieron a las mediciones necesarias para comprobar los niveles en el aire de posibles sustancias insalubres.

El suceso pudo tener su origen en una cocina de leña con
el tiro obstruido

Según pudieron comprobar los efectivos de emergencias que hasta allí se desplazaron, el origen de los altos niveles de monóxido de carbono podría ser una cocina de leña que había estado encendida todo el día y que podría tener el tiro obstruido a lo que se sumó la falta de ventilacón, según los servicios de emergencias que acudieron al punto.

Tanto Protección Civil como los bomberos permanecieron en el lugar hasta que comprobaron que la casa quedaba bien ventilada y que los niveles de este gas no suponían ningún peligro para sus habitantes.

Una vez ventilado el lugar y con unas mediciones normales, los efectivos dieron por terminada la intervención, unos cuarenta minutos después.

Comentarios