viernes 4/12/20

Reportaje | La oportuna “resurrección” de Juan y el dedo índice de Jesús

Año 1910. O Carregal. Los intereses de las principales potencias arrastran al mundo a la Gran Guerra. En la ciudad, la construcción de El Pasatiempo, iniciada casi veinte años atrás, entra en su última etapa y su impulso, Juan María García Naveira, quiere mostrar a propios

Año 1910. O Carregal. Los intereses de las principales potencias arrastran al mundo a la Gran Guerra. En la ciudad, la construcción de El Pasatiempo, iniciada casi veinte años atrás, entra en su última etapa y su impulso, Juan María García Naveira, quiere mostrar a propios y extraños los resultados de su particular empresa “enciclopédica”, convencido del éxito incontestable de su iniciativa y el valor didáctico de su aventura, que ha convertido unos carrizales en un espacio único en Galicia. Un área de recreo que, siguiendo los criterios establecidos por hitos de la promoción pública como la Ciutadella de Barcelona o el María Luisa de Sevilla, atrae la atención de las elites más conservadoras del país y los primeros curiosos a Betanzos.
La víspera de San Ramón, Don Juan invita a sus amigos a una celebración al aire libre, en los Jardines de El Pasatiempo. Muchos se desplazan desde A Coruña. Ellos y ellas llevan sombrero y, a las puertas de la I Guerra Mundial, aún evitan mostrar las piernas, si bien los corsés tienden a distender de la misma manera que la comarca se deja llevar por los aires renovadores importados de Argentina por “Os Subela”.
Coincidiendo con el Día del Emigrante y en el marco de los actos organizados con motivo del 125 Aniversario de la Huerta de Don Juan, la Asociación Amigos do Pasatempo, con el respaldo del Ayuntamiento de Betanzos, celebró la I Romaría Indiana de El Pasatiempo. Una actividad que, emulando el asado argentino organizado por los García Naveira el 30 de agosto de 1910, puso de relieve la vida que todavía mantiene el espacio y las posibilidades que aún ofrece a Betanzos.

Propósito
Desde el templete de madera, un entregado Juan García Naveira, leal a sus principios y su carácter visionario, advierte de la situación de su obra y solicita medidas drásticas para su “rescate” agradeciendo de antemano la colaboración de quienes, con sus acciones, amparen la “resurrección” del Parque de El Pasatiempo.
Él, con su inconfundible bigote y su dinamismo, interpretado por el guía turístico coruñés Suso Martínez, es el que se encarga de abrir la celebración con un discurso tan vibrante como su propia persona, dando paso a un picnic, rutas por el mundo sin moverse del parque, que es lo que supone El Pasatiempo, actividades de ocio para todas las edades, actuaciones musicales y la animación del Grupo Azougue, de la Escuela Municipal de Folclore (EmuF) de Betanzos. “No ha sido complicado conseguir la vestimenta, pero claro que no es original de la época, sino una imitación...”, comenta entre risas una de las asistentes a la Romería Indiana de El Pasatiempo. Pero claro, lo importante no son los años del vestido, sino que cientos de personas han acudido a la cita y, como si siguieran el dedo índice de Don Jesús de la Estatua de García Hermanos, miran a El Pasatiempo.

Comentarios