martes 4/8/20

El PP y Sada Popular unen sus votos para impedir el debate sobre Meirás

Primer pleno municipal en Sada después del anuncio de los Franco de poner a la venta el Pazo de Meirás. La sesión discurrió con cierta normalidad, con el habitual cruce de acusaciones entre la coalición de izquierdas y el PP, y estos y Sada Popular

Un grupo de vecinos asistió a la sesión del pleno celebrado ayer en Sada
Un grupo de vecinos asistió a la sesión del pleno celebrado ayer en Sada

Primer pleno municipal en Sada después del anuncio de los Franco de poner a la venta el Pazo de Meirás. La sesión discurrió con cierta normalidad, con el habitual cruce de acusaciones entre la coalición de izquierdas y el PP, y estos y Sada Popular, hasta que –precisamente– se puso sobre la mesa la cuestión del BIC. Entonces, los dos grupos de la oposición, que compartieron tareas de gobierno en el pasado pero que tras las ruptura adoptaron posturas irreconciliables, reeditaron su unidad en el rechazo a las inversiones propuestas por Portela el pasado septiembre y sumaron sus votos para impedir el debate de la moción de urgencia presentada por Sadamaioría para debatir la situación de Meirás.
Antes, se aprobaron sendos expedientes de contratación de los servicios de limpieza viaria y de playas y de Axuda no Fogar. Con los votos del Gobierno de Sada y del PDSP y el rechazo de los siete ediles del PP.

Unanimidad
Sí hubo unanimidad en la aprobación de la propuesta de delegación de los procesos de selección de personal relativos a la Policía Local, aunque también en este punto hubo polémica y críticas al alcalde desde la bancada popular, en la voz de Ernesto Anido: “Usted es un títere en manos de la Jefatura de la Policía Local de Sada”, intervino el exmandatario del PP señalando a Portela. “E para isto, para apoiar a proposta, tivo vostede que insultarme”, zanjó el alcalde de Sada.
Durante el debate sobre la huelga feminista del 8 de marzo, que introdujo el BNG a través de una moción de urgencia defendida por la concejala Isabel Reimundez, se repitieron los mismos argumentos esgrimidos en los últimos días por los dirigentes de unos y otros partidos, tanto en Madrid como en Santiago y tampoco hubo acuerdo.

Comentarios