lunes 18/1/21

La plantilla de Isidro 1952 pide a la Xunta que actúe para evitar el cierre definitivo

El comité confía en que aparezca un nuevo comprador que mantenga en nómina a los 80 trabajadores actuales
Los empleados se concentraron ayer a las puertas de la delegación coruñesa del Gobierno autonómico | javier alborés
Los empleados se concentraron ayer a las puertas de la delegación coruñesa del Gobierno autonómico | javier alborés

El comité de la pesquera Isidro 1952, la antigua Isidro de la Cal, se concentró ayer ante la Delegación de la Xunta en A Coruña, en Monelos, tras comunicar el administrador concursal “el cese definitivo de la actividad”, según informó la CIG.

La movilización sirvió para exigir al Gobierno gallego “que actúe para evitar el cierre definitivo de esta industria, puntera en el sector de la cría y transformación de productos del mar”, añadió la central sindical.

Además, recordaron que en esta empresa se han invertido “más de 20 millones de euros públicos”. En cuanto a la concentración que tuvo lugar en la mañana de ayer, explican que ya estaba programada antes de comunicar el administrador concursal “el cese definitivo de la actividad”.

Visitas a la planta
La plantilla sigue sin cobrar sus salarios desde mediados de noviembre, apunta la portavoz del comité, Olga Rodríguez. “Non entendemos que se adopte esta decisión cando se están realizando visitas ás piscifactorías e á fábrica de posibles inversores ou compradores”, indica, al tiempo que destaca que las últimas propuestas iban encaminadas a comprar la empresa “por partes”.

Rodríguez confía en que haya solución, “aínda que nos estamos agarrando a mínimas posibilidades”, reconoce. “Imos ir todos para a rúa, as 80 personas que quedamos na empresa, e só lle pedimos á Xunta que medie e actúe”, dijo.

Los trabajadores se reunirán con el administrador concursal el próximo martes, según el comité, que prevé que el miércoles se presente el nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que finiquitaría a la plantilla que queda.

“Xunta, menos falar e máis actuar”, gritaban ayer los empleados de Isidro a las puertas de la delegación coruñesa del Gobierno gallego. “Só pedimos que se chega un novo comprador se lle dé a posibilidade de seguir traballando aos empregados actuais”, concluyó Olga Rodríguez.

Comentarios