miércoles 20/1/21

El destino de la cocaína intervenida en una nave en Bergondo era Pontedeume

Agentes de la Guardia Civil de Ferrol cerraron este fin de semana una operación policial relacionada con el tráfico de drogas con la intervención de 1.800 dosis de cocaína y la detención de tres hombres supuestamente relacionados 

además de la droga, se decomisaron móviles, ordenadores y dinero
además de la droga, se decomisaron móviles, ordenadores y dinero

Agentes de la Guardia Civil de Ferrol cerraron este fin de semana una operación policial relacionada con el tráfico de drogas con la intervención de 1.800 dosis de cocaína y la detención de tres hombres supuestamente relacionados con la distribución de estupefacientes en el entorno de la villa de Pontedeume.
Las detenciones y registros domiciliarios se llevaron a cabo en Pontedeume, Bergondo y Sada.
Además de la droga intervenida, los guardias se incautaron de tres turismos, ordenadores, móviles, una báscula de precisión y dinero en metálico, entre otros efectos, todo dentro de la misma operación, denominada Fadista.

Investigación
Las investigaciones –tuteladas por el juzgado de instrucción número 2 de Betanzos, cuya titular decretó el ingreso en prisión preventiva de los tres individuos detenidos– se remontan al mes de marzo, al hilo de diversas informaciones en relación con varias personas que se dedicaban al tráfico de drogas en la localidad de Pontedeume.
Los responsables del operativo destacaron la colaboración prestada por los cuerpos de Policía Local de Fene y Pontedeume.Los agentes, como adelantó El Ideal Gallego el pasado jueves, entraron en acción durante una compraventa y arrestaron a los tres individuos.

Colaboración
Los vendedores, para evitar una pena mayor por delito contra la salud pública decidieron colaborar con las autoridades y confesaron a los agentes quién era su suministrador. Este resultó ser un conocido hombre de negocios en el sector de la automoción. Los agentes acudieron a su domicilio, en la localidad de Sada.
Al parecer, el empresario les dio permiso para registrar la vivienda en busca de la droga que los detenidos aseguraban que estaba en su poder, pero la actuación no arrojó ningún resultado.
Tampoco les fue mejor a los agentes el registro del yate que el sospechoso tenía atracado el puerto, a pesar de que emplearon perros para detectar cualquier rastro de drogas. Finalmente, el Instituto Armado trasladó la investigación a una nave industrial propiedad del sospechoso y que este tenía alquilada, donde descubrieron 300 gramos de cocaína.
En cuanto a la droga incautada, se estima que su valor en la calle ronda los 60.000 euros.

Comentarios