sábado 31/10/20

El desbordamiento del Mandeo causa dos nuevas inundaciones en A Ribeira

El Mandeo volvió a colarse en los bajos de A Ribeira. Las mareas vivas encontraron en la lluvia su mejor aliada y el río entró en locales comerciales, garajes y viviendas del Grupo Brigantium.
La marea de la tarde dejó el agua a solo unos centímetros de la entrada de un local en O Malecón Quintana
La marea de la tarde dejó el agua a solo unos centímetros de la entrada de un local en O Malecón Quintana

El Mandeo volvió a colarse en los bajos de A Ribeira. Las mareas vivas encontraron en la lluvia su mejor aliada y el río entró en locales comerciales, garajes y viviendas del Grupo Brigantium. “Estaba visto... Onte (jueves) foi lúa chea e, aínda por riba, o vento e a auga”, explica uno de los residentes en esta zona de la capital betanceira, “célebre” por su peculiar relación con el Mandeo.

La pleamar, a las 05.25 y 16.53 horas, rozó los cinco metros, si bien los vecinos apuntan a que “o peor foi de madrugada, porque chovía moito a esa hora en Betanzos”. Protección Civil y Policía Local desplegaron un dispositivo de emergencia que se centró en los accesos a los paseos fluviales, aunque esta vez no fue necesario desviar el tráfico de vehículos por el interior del barrio de A Ribeira, desde Alfolí.

Las mareas vivas      se aliaron con las fuertes lluvias y el río anegó varios bajos

La peor parte se la llevaron, como de costumbre, los bajos de Brigantium. Las viviendas, que se levantaron en 1952, se construyeron en terrenos que antes ocupaba el río y, desde entonces, los problemas han sido constantes en el Paseo do Malecón.

Los expertos incluso llegan advertir que “inevitables”, porque las casas “están a un nivel inferior al del propio río” y cuando, como este viernes de madrugada, se conjugan marea y lluvia, el agua sube y se cuela, bien a ras de suelo o bien a través de las redes de alcantarillado más próximas al Mandeo.

En A Marina, la mayoría de las plantas bajas se destinan a garajes, por lo que los inquilinos temen, sobre todo, daños materiales, al igual que los propietarios de los establecimientos comerciales y de hostelería del tramo de malecón que limita con el paseo de Antolín Faraldo.

“Lo único que podemos hacer es esperar a que baje la marea”, se resigna la responsable de uno de estos locales, que sigue con atención las indicaciones de la Policía Local y Protección Civil.

Estos últimos fueron los encargados de instalar las pasarelas metálicas que, como cada cierto tiempo, deben trasladarse hasta el segundo bloque del Grupo Birgantium. “Por la tarde no llegó a entrar en las casas”, indicó uno de los efectivos que participó en el operativo activado desde el Ayuntamiento de Betanzos.

El alcalde de la ciudad, el socialista Ramón García Vázquez, reconoció que es un problema que el municipio arrastra desde hace décadas, si bien incidió en que “el desbordamiento del Mandeo, entre las cuatro y las cinco de la madrugada, provocó algunas incidencias en A Ribeira”.

Como en otras localidades de la comarca, el temporal dejó la caída de árboles, e incluso algún poste de la luz en Betanzos.

Comentarios