viernes 27/11/20

Culleredo adjudica cerca de una decena de obras por más de un millón de euros

Destacan la humanización de la avenida de Ribados y la modernización del campo de fútbol de Tarrío
Una de las actuaciones permitirá renovar el campo de fútbol de Tarrío
Una de las actuaciones permitirá renovar el campo de fútbol de Tarrío

El Ayuntamiento de Culleredo acaba de adjudicar un importante paquete de inversiones para diversos ámbitos y zonas del municipio que supondrá una inversión de 1.012.142,44 euros que posibilitarán la realización de nueve actuaciones “muy importantes para la optimización de servicios y el aumento de la calidad de vida de los vecinos”, señaló el alcalde, José Ramón Rioboo.

Entre los proyectos, destaca la modernización del Campo de Fútbol de Tarrío, por 261.500 euros. Consistirá en la instalación de césped artificial, así como la adecuación del perímetro. El nuevo césped irá marcado reglamentariamente para fútbol 11 y fútbol 7, y contará con dos porterías fijas de fútbol 11, dos porterías retráctiles de fútbol 7, cuatro banderines de córner y dos banquillos de suplentes de diez plazas cada uno. La evacuación de pluviales se realizará mediante canaleta perimetral, con conexión a un depósito para reaprovechamiento del agua en el sistema de riego. 

La humanización de la avenida de Ribados, en O Burgo se adjudica por 252.021,27 euros y servirá para modernizar la vía, en el tramo que comprende entre la Costa da Lonxa y la calle Visitación de la Encina. El plan oncluirá medidas específicas para los peatones y mejorará su accesibilidad, su funcionalidad y su estética.

La actuación contempla la renovación de las aceras, para garantizar la movilidad, y de las zonas de aparcamiento, que serán de hormigón impreso. 

Además, se variará el eje de la carretera para poder ampliar las aceras y que cumplan con los criterios de accesibilidad.

La misma avenida contará con nuevas plantaciones de árboles y mobiliario urbano, de cara a prestar servicios adecuados a los vecinos de la zona. Asimismo, se incluirá la canalización para el futuro soterramiento de la línea eléctrica, que actualmente discurre por vía aérea. La iluminación será tipo LED, con columnas de ocho metros de altura.

El firme de la calzada será renovado, se mejorará la red de recogida de pluviales, los colectores y pozos de registro: la de abastecimiento, con nuevas tuberías, y la de saneamiento al completo.

En materia de seguridad vial, uno de los pasos de peatones se elevará para obligar a la reducción de la marcha, y también se actuará en las vías de Boedo y Rumbo, y la calle Pérez de Traba.

Comentarios