domingo 29/11/20

Los casi 10.000 usuarios de las bibliotecas le supondrán un coste a Arteixo de 1.180 euros

El canon aprobado en agosto por Estado supondrá un nuevo desembolso para las administraciones locales, responsables de buena parte de las bibliotecas públicas.

La mayoría de los socios están registrados en la sala de lectura del núcleo de Arteixo	Patricia G. Fraga
La mayoría de los socios están registrados en la sala de lectura del núcleo de Arteixo Patricia G. Fraga

El canon aprobado en agosto por Estado supondrá un nuevo desembolso para las administraciones locales, responsables de buena parte de las bibliotecas públicas. En el caso de Arteixo, el cálculo que realizan es que esta nueva tasa, calculada en base a los cerca de 10.000 usuarios y a los casi 25.000 préstamos, supondrá un desembolso para las arcas municipales de 1.180 euros.
Uno de los aspectos que recalcan desde el gobierno local es que este canon llega desde Madrid, pero, que fue impuesto por la legislación europea. Este impuesto se estableció en la Unión Europea en 1992. Pero España no comenzó a pagarlo hasta 2007 y después de una sentencia del Tribunal de Luxemburgo.
El decreto aprobado al respecto busca regular ese pago que tienen que asumir los titulares de cada sala de lectura, tal y como aparece recogido en la mencionada normativa. El concepto para esta nueva tasa es pagar los derechos de autor.

Cómputo
La tasa se calcula anualmente. Por un lado, se tendrá que abonar 0,004 euros por cada obra que se presta. A mayores, es necesario multiplicar otros 0,05 por el número de usuarios efectivos del servicio. Una regla de tres que comenzará a ser operativa a partir del 1 de enero de 2016.
Hasta entonces, a lo largo del próximo año, la administración local tendrá que abonar 0,16 euros por el número de obras adquiridas anualmente.
En este caso, según la memoria de las bibliotecas de Arteixo de 2013, entre todas las salas de lectura se adquirieron 3.200 entre libros y audiovisuales. Atendiendo a la fórmula descrita en el real decreto, Arteixo tendría que abonar 512 euros al año por esta compra de ejemplares.
Pero, a esos quinientos euros sí se mantiene el cálculo del número de usuarios, “desde la entrada en vigor de este real decreto”, lo que dejaría un adeudo de 484 euros, cifra que responde al número de socios de las bibliotecas arteixanas a fecha de 31 de diciembre de 2013.
Una vez establecida la cuantía  que corresponde, el Ayuntamiento está obligado a “satisfacer anualmente a los autores la remuneración individual que les corresponda por el préstamo de sus obras, en función de las cantidades obtenidas”. Un reparto, añade el decreto, que tendrá que ser público. n

Comentarios