viernes 20.09.2019

Los Bomberos retiran material inestable de una fachada de Cambre tras una caída de cascotes

El edificio, ubicado en Graduil, será objeto de diversas mejoras, indican desde la comunidad de vecinos
Los bomberos retiraron materiales durante más de dos horas
Los bomberos retiraron materiales durante más de dos horas

Los Bomberos de Arteixo acudieron ayer a un edificio de Graduil, en Cambre, para retirar material inestable de la fachada, tras producirse una caída de cascotes a primera hora de la mañana.
En torno a las 10.00 horas, los efectivos de seguridad se personaron en el lugar, donde habían caído varias piezas en la acera, y retiraron el resto de escombros que podían precipitarse con facilidad hacia la acera para evitar posibles riesgos a peatones. 

Las tareas se prolongaron hasta casi las 13.00 horas, después de que los bomberos también inspeccionaran un lateral del inmueble, perteneciente a un garaje que actualmente está siendo objeto de reformas con el objetivo de acoger un negocio.

Vecinos del edificio apuntan que llevan años intentando realizar las obras de mejora, pero es difícil lograr un acuerdo entre todos los miembros de la comunidad –seis viviendas–, ya que algunos no residen allí. A pesar de todo, la comunidad asegura que ya ha solicitado varios presupuestos a empresas y tiene intención de acometer los trabajos cuanto antes por seguridad.

Desde el Ayuntamiento de Cambre afirman que el recinto no corre peligro y que el suceso no produjo daños de ningún tipo a personas o vehículos, aunque llaman a extremar la precaución en el futuro.

Garaje 
Los afectados recuerdan que ya han tenido problemas con el propietario del garaje ubicado en el bajo del inmueble, que les adeuda dinero y que deberá abonar su parte de la derrama cuando se lleven a cabo las obras de rehabilitación del edificio, aunque no conocen su paradero actual.

En las viviendas contiguas al portal donde cayeron los cascotes denuncian el mal estado de dicho garaje, que cuenta con numerosas grietas y del que también se desprenden trozos de cemento. Varios cristales ya se han roto y otros están a punto de hacerlo, debido a la inestabilidad del material que los sostiene. La situación ya ha sido puesta en conocimiento del Ayuntamiento.

Comentarios