sábado 16/1/21

La Guardia Civil detiene a unos ladrones cuando salían de la librería que habían asaltado

Pretendían que fuese un robo fácil y rápido: de madrugada, casi sin hacer ruido, entrar y salir con su botín para huir sin que su fechoría no fuese detectada hasta la mañana siguiente.

Pretendían que fuese un robo fácil y rápido: de madrugada, casi sin hacer ruido, entrar y salir con su botín para huir sin que su fechoría no fuese detectada hasta la mañana siguiente. Sin embargo, los sujetos que entraron en la librería Doris, en el centro de Arteixo, no tuvieron en cuenta a la patrulla de la Guardia Civil que justo en ese momento circulaba por la avenida de Finisterre y que en un abrir y cerrar de ojos detuvo a los ladrones.
Muy conocida en la zona, Doris Todoroff, la propietaria del establecimiento, señala que recibió de madrugada una llamada desde el cuartel del Instituto Armado en Arteixo, para informarle de lo que había sucedido.
Enseguida, bajó al establecimiento para comprobar los desperfectos, así como lo que habían sustraído los cacos. El siguiente paso fue acudir hasta las dependencias de los agentes para identificar su máquina registradora y poner la oportuna denuncia. Los ladrones no se habían llevado nada más. Entraron y tiraron de la máquina registradora, pero no se llevaron ni el cassette que estaba a la vista, apunta.

Daños
Los sujetos intentaron forzar la cerradura de la puerta, pero no fueron capaces de abrirla. Por este motivo, decidieron cortar un trozo de aluminio de la misma. Al abrir el hueco, entraron en la librería sin más.
La puerta está dividida en dos partes, la superior es de cristal y la parte de abajo es del mencionado aluminio. La propietaria sospecha que no rompieron el cristal para evitar hacer ruido que alertase a los vecinos.
La Guardia Civil devolvió a su legítima dueña la máquina registradora, que sufrió algún desperfecto, toda vez que los ladrones arrancaron uno de los cables al tirar del artilugio para poder llevársela. La propietaria arregló en la mañana de ayer la puerta y la cerradura que había resultado dañada al ser forzada, mientras dejaba el asunto en manos del seguro.
Por su parte, la Guardia Civil puso a disposición del juzgado de guardia de A Coruña a los arrestados.

Comentarios