Víctor Salgado Seguín | “El oro de internet siguen siendo nuestros datos. Hay muchas organizaciones que sacan dinero con ello”

El abogado Víctor Salgado, en su despacho ubicado en la avenida de Arteixo | Pedro puig

Víctor Salgado Seguín (Ourense, 1973) es abogado especialista en tecnologías de la información. Ejerce su profesión desde el bufete Pintos & Salgado Abogados y ofrece con frecuencia formación en este campo.

 

 

¿Qué consultas son las más habituales en el despacho?

Los temas que más solemos ver tienen que ver con cuestiones de propiedad intelectual, protección de datos y seguridad, en lo que se refiere a todo tipo de ataques, delitos cometidos a través de internet y fraudes.

 

¿Qué personas son más vulnerables ante este tipo de delitos?

Desgraciadamente todos. Siempre caemos en el tópico de que las personas mayores o con menos conocimientos de tecnología son las más sensibles, pero por lo que estamos comprobando también hay gente joven e incluso profesionales y empresas que tienen sus propios servicios de seguridad pero que aún así, con los ataques tan refinados y tan avanzados que estamos viendo, también son susceptibles de sufrir este tipo de delitos.

 

¿Están suficientemente preparadas las empresas en materia de seguridad?

Hay una mayor concienciación, pero todavía queda bastante para que realmente podamos decir que hay una preparación seria para afrontar este tipo de ataques dentro de las organizaciones. Cada vez se le da más importancia al tema de la seguridad, pero todavía queda camino por recorrer.

 

Con los ataques tan avanzados que estamos viendo, cualquier persona o empresa es susceptible de sufrirlos

 

 

¿El uso de más plataformas digitales está dando como resultado el incremento de las estafas?

Efectivamente. Sobre todo desde la pandemia, realmente sí que se ha detectado un incremento importante. Antes por supuesto las organizaciones cada vez tendían a digitalizarse más, pero con el teletrabajo y la mayor digitalización aumenta todavía más el riesgo y el número de incidentes.

 

¿Se han perfeccionado las estafas?, ¿cómo han evolucionado?

Hemos visto cosas que probablemente ni se creerían. Lo más habitual sigue siendo el phishing. Ahora es bastante común la estafa del CEO, alguien que se hace pasar por tu jefe y te ordena que hagas una transferencia. Otra bastante preocupante es la llamada ‘Man in the middle’, que es básicamente una persona que hackea un servidor de correo, vigila el correo que se intercambia con clientes y lo que hace es suplantar.

 

¿Sabemos realmente cómo utilizan nuestros datos los servicios web?

Cada vez es más complicado. Deberían de informarnos mejor. La normativa europea es bastante clara al respecto, pero aún sigue habiendo muchos servicios que juegan al gato y el ratón. El oro de internet siguen siendo nuestros datos y nuestra información. Hay muchas organizaciones que sacan mucho dinero con ello y son intencionalmente opacas a la hora de informarnos de cuáles son los usos de esos datos. Las autoridades de control ya se han puesto las pilas y cada vez imponen sanciones más elevadas para este tipo de prácticas.

 

¿Cómo podemos hacer un buen uso de la tecnología?

Toda la divulgación que podamos hacer es poca. Los profesionales tenemos que hacer un esfuerzo a la hora de comunicar y también las administraciones públicas, que hacen una gran labor a través de entidades como Incibe y otras que tienen una gran implicación en seguridad, como la Xunta a través de ciber.gal. La ley de 2018 de protección de datos y derechos digitales contempla el derecho a la educación digital. Muchas veces decimos que los niños ya nacen aprendidos y nada más lejos de la realidad. Es muy importante que les eduquemos porque si no en vez de nativos digitales lo que tendremos serán auténticos huérfanos digitales.

 

Si ya hemos sido víctimas de una estafa ¿qué podemos hacer?

Lo primero que tenemos que hacer es denunciar. Las personas se sienten muchas veces culpables de haber sido estafadas, como si fuera culpa suya por no saber suficiente de tecnología, hay que decir rotundamente que esto es falso y más con los medios ahora mismo tan sofisticados que existen para atacarnos. Nosotros hemos tenido clientes ingenieros informáticos que han sufrido este tipo de estafas. Hay que animar a las personas a vencer ese miedo y denunciar. Si ha sido a través del banco, comunicarlo también a la entidad bancaria para que inicie un procedimiento, y en muchas ocasiones puede devolvernos el dinero. Si el daño es muy importante, asesorarse con un buen experto que pueda efectuar una reclamación en condiciones. l

Víctor Salgado Seguín | “El oro de internet siguen siendo nuestros datos. Hay muchas organizaciones que sacan dinero con ello”

Te puede interesar