Los vecinos de Monte Alto alertan del peligro de una estación de bicicletas

Espacio habilitado para la nueva estación de bicicletas eléctricas | patricia g. fraga

Un nuevo aparcamiento de bicicletas eléctricas en el barrio de Monte Alto ha despertado la indignación de comerciantes y vecinos del barrio. El estacionamiento en cuestión estará situado en la calle de la Torre, a la altura del número 58, y las entidades consideran que supondrá un riesgo para los usuarios.

En un escrito dirigido al concejal de Urbanismo, Francisco Dinís Díaz Gallego, el presidente de la Asociación de vecinos y comerciantes Barrio de Monte Alto, José Luis Boado (también presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa), recalca que “no estamos en contra de las estaciones ni de la humanización de la ciudad, pero sí en contra de las acciones sin previsión ni consenso”.

En el comunicado aseguran que el Gobierno local no consultó esta instalación con las entidades de la zona, “lo cual nos parece una política de hechos consumados y autocrática, sin preocupación por los vecinos, ni los efectos adversos de las citadas acciones”. El problema, según exponen, es que esta zona de bicicletas conlleva un riesgo para los usuarios, “ya que tendrán que incorporarse a la circulación en una zona de tráfico intenso. La calle se estrecha en cuanto se detiene un autobús en la para que está frente a la estación, y allí concluyen dos calles en una: Curros Enríquez y la calle de la Torre”.



Alternativa


La entidad de comerciantes y vecinos señalan, además, que esta acción supone la supresión de plazas de aparcamiento y posibles horas de carga y descarga, “muy necesarias”.

Como alternativa, recuerdan que hay una zona sin ningún tipo de riesgo, en el lateral del colegio del Campo de Marte, donde se localiza una base de bicicletas que se podría adaptar. A mayores, “de necesitar una toma de corriente especial o estar a pie de carretera, frente a la asociación de vecinos hay una zona de carga de vehículos eléctricos que está sin usar desde su inauguración, y dadas las condiciones de la circulación, supondría no correr riesgos de atropello o colisión para los usuarios de este servicio, además de ser más cómodo”.

Boado añade en el escrito que el antecesor de Díaz Gallego, Juan Díaz Villoslada, tenía un plan para todo el entorno de la calle de la Torre, por lo que propone que haya más diálogo y se busque el consenso. 

Los vecinos de Monte Alto alertan del peligro de una estación de bicicletas

Te puede interesar