Los Héroes del Orzán serán hijos adoptivos de la ciudad

José María Esteban, María Loreto López, Inés Rey y María Rivas, tras la ofrenda floral en el monumento recién restaurado | patricia g. fraga

La Coraza se llenó de gente y recuerdos con motivo de la celebración del décimo aniversario de la muerte de los tres policías nacionales que fallecieron tratando de rescatar a un joven estudiante eslovaco de 23 años que había sido arrastrado por las olas de madrugada, durante una alerta naranja: Javier López López, Rodrigo Maseda Lozano y José Antonio Villamor Vázquez. Sus nombres volvieron a pronunciarse en una emotiva ceremonia en la que la alcaldesa, Inés Rey, anunció que se les nombrará hijos adoptivos de la ciudad a título póstumo.


“Es un reconocimiento colectivo modesto en comparación con lo mucho que ellos nos dieron en vida”, señaló la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, en el acto de homenaje en la coraza de la playa del Orzán a los tres agentes, de quienes ha recordado en nombre de la ciudad su “ejemplo de servicio público”.


El acto incluyó varios discursos durante los que a los oradores se les quebró la voz en numerosas ocasiones. Entre el público, la madre de Rodrigo Maseda, que confesó que “os recordos veñen sempre, están permanentes na miña cabeza, no meu corazón, pero agora ao ver todo isto, as miñas amigas e a xente que eu quero, é moi emocionante”.


Discursos

María Loreto López, viuda de Javier López, se subió al estrado para hablar en representación de todas las familias. “Eran tres personas excepcionales y policías ejemplares. Los tres entregaron su vida por los demás y lo hicieron, entiendo, más allá de cualquier deber y obligación. Su actuación, verdaderamente generosa, refleja los más altos valores en una sociedad y a las personas”, declaró.


José María Esteban, jefe regional de operaciones de la Jefatura Superior, tomó la palabra después de ella para lamentar lo ocurrido: “Fueron valerosos, y llegaron al límite de lo que se podía hacer, pero el precio fue demasiado alto y demasiado doloroso para todos”. Esteban aseguró que creía que los tres agentes eran ya parte de la legión de los ángeles custodios (patronos de la Policía Nacional) y que protegen ya a sus compañeros. “Ángel de la guarda, dulce compañía”, concluyó.


La subdelegada del Gobierno, María Rivas, agradeció el esfuerzo y la entrega de las Fuerzas y Cuerpos del Estado: “Es una profesión que se caracteriza por la vocación, sin la que no se puede entender el acto heroico de Javier, Rodrigo y José Antonio”.


La última en hablar fue la alcaldesa: “As connotacións daquel suceso son tráxicas, sabémolo, pero tamén exemplares, polo que simbolizan. Os heroes do Orzán dignificaron o servizo público para sempre: a sociedad ten quen a coide”.

Los Héroes del Orzán serán hijos adoptivos de la ciudad

Te puede interesar