martes 27/10/20

San Andrés se convierte en una vía muerta para el tráfico pesado

El miércoles de la semana pasada, un tráiler de gran tonelaje provocó un pequeño atasco al intentar virar hacia San Andrés a la altura de la rúa Nova y detenerse ante rúa Alta por encontrarse con que es demasiado estrecha para acceder a ella.

el ideal gallego-2018-01-23-013-1f61cd2b
Un camión de gran tonelaje tuvo que detenerse en la rúa Alta y dar media vuelta la semana pasada | pedro puig

El miércoles de la semana pasada, un tráiler de gran tonelaje provocó un pequeño atasco al intentar virar hacia San Andrés a la altura de la rúa Nova y detenerse ante rúa Alta por encontrarse con que es demasiado estrecha para acceder a ella. No es la primera vez que un incidente así tiene lugar. De hecho, agentes municipales reconocen que es algo frecuente. El motivo es que desde el cierre de La Marina, esta calle ha tenido que canalizar casi todo el tráfico que no se desvía hacia el túnel: un volumen de circulación para el que no está ni de lejos adaptada, lo que se traduce en embotellamientos a la menor ocasión. 
“La mayor parte de los incidentes los provocan camioneros que son de fuera, que no conocen la ciudad. Muchos son portugueses aunque también hay rumanos y otros países de Europa del Este”, explican fuentes policiales. Con la única guía del GPS, a veces es difícil determinar si las calles pueden soportar los transportes pesados, y cuando tratan de virar hacia la rúa Alta, se encuentran con que se han metido en un callejón sin salida.
De allí tienen que salir con ayuda de la Policía Local. No es fácil maniobrar con un vehículo de gran tonelaje en un espacio reducido y conseguir que dé media vuelta hacia la plaza de Pontevedra, de manera que el embotellamiento es inevitable a menos que se dé fuera de las horas de más tránsito, como ocurrió el miércoles de la semana pasada, cuando se desvió el de la Marina por la rúa Nova. También ocurren incidentes parecidos en los túneles de Juana de Vega o de La Marina, cuando los transportistas descuidan comprobar el gálibo.  

Problemas con los buses 
En cuanto a los autobuses, el problema lo padecen a diario las líneas municipales, que tienen que transitar por esta arteria vital: aunque pueden circular sin ningún problema, necesitan todo el espacio existente para realizar el giro a la izquierda e internarse por rúa Alta o girar a la derecha por Santa Catalina y ocurre a menudo que no pueden llevarlo a cabo debido a vehículos aparcados indebidamente, ya sea en la parada de bus o en la línea amarilla del margen izquierdo de Santa Catalina. 
De hecho, el presidente del comité de empresa de Tranvías, Alberto Couselo, demanda al Ayuntamiento que tome medidas para agilizar el tráfico en una ruta por la que pasan cinco líneas que conectan Monte Alto, Adormideras y la Ciudad Vieja con el resto de A Coruña. “Se atasca nada más que haya el menor problema”, denuncia Couselo.

Comentarios