lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

La reforma de San Agustín acabará sin una solución al aparcamiento

La plaza del Humor con el mercado de San Agustín al fondo, en una imagen reciente | javier alborés

El Ayuntamiento anunció recientemente que las obras del entorno de San Agustín estaban entrando en su recta final, un año después de que comenzaran. Estarán concluidas antes de que acabe el verano, y transformarán la plaza, convirtiéndola en una zona más moderna y, sobre todo más peatonal. Sin embargo, el proyecto quedará cojo, porque estaba previsto una conexión con Panaderas que permitiera a los clientes del mercado aparcar su coche en el aparcamiento del Papagayo y bajar a través de unas escaleras hasta la plaza de abastos. A día de hoy, no hay previsiones de que esta obra se realice.


El problema estriba en que el inmueble por el que pasaría la conexión entre Panaderas y San Agustín, y que se encuentra en el número 19 de esta calle, es propiedad del Arzobispado de Oviedo, y el Gobierno de Inés Rey (y el De Xulio Ferreiro, y el de Carlos Negreira) lleva años intentando negociar con él un acuerdo sin conseguirlo. El actual concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Francisco Díaz, asegura que la negociación se mantiene, pero desde Oviedo afirman que no hay ninguna oferta seria sobre la mesa. Ninguna de las dos partes ha querido ofrecer más detalles sobre este asunto.


Estas obras comenzaron a proyectarse en tiempos de Carlos Negreira, pero diversos problemas retrasaron su puesta en marcha durante el mandato de la Marea, que realizó solo pequeñas reformas. Solo después de que Patrimonio diera en noviembre de 2020 su visto bueno, el Ayuntamiento puso en marcha las obras, con un presupuesto de 822.579 euros en esta mejora, la primera importante que se realizó en un mercado municipal en este mandato de Inés Rey.


Como siempre ocurre, esta mejora, afecta a las plazas de aparcamiento, que en un principio eran 72. La mayor parte de las que se respeten (algo menos de treinta) se dedicarán a los residentes,  que llevaban tiempo reclamándolas, puesto que existen muy pocos garajes en la zona. También existirá una amplia zona de carga y descarga para prestar servicio al propio mercado. Y eso será todo.


Los vehículos podrán circular por las vías que rodean este histórico edificio (Marqués de Pontejos, Pío XII, San Agustín o Juan XXIII) excepto un pequeño tramo entre el mercado y la Iglesia de San Jorge que se volverá peatonal. El resto se convertirá en semipeatonal.


Zona peatonal


La idea es que la plaza del Humor y la de San Agustín queden unificadas por el firme, incluyendo parte de la calle Plaza y la parte de atrás de San Jorge. De esta manera, se formará una gran zona peatonal que servirá para potenciar los locales de hostelería que existen allí. También se va a reformar la plaza del Humor, como recordó la alcaldesa, Inés Rey, durante una intervención la semana pasada.


La contigua plaza del Humor también ha sufrido modificaciones, como la retirada de su puesto de churros, y está ocupado totalmente por terrazas de los locales de hostelería. Sin embargo, la alcaldesa aseguró que es una situación temporal: “Se pondrán nuevas imágenes, y se va a cuidar un espacio que es emblemático". 

La reforma de San Agustín acabará sin una solución al aparcamiento

Te puede interesar