Bea y Pedro, los primeros pasajeros de la noria de A Coruña

Bea y Pedro, los primeros pasajeros de la noria de A Coruña / Natalia Rubio

La silueta de A Coruña cuenta desde hace unos días con un nuevo elemento que cambiará el paisaje este verano: la noria. Tras los contratiempos de ayer, por la falta de documentación, esta tarde a las 17:30 horas finalmente abrió al público. Donde alrededor de una veintena de personas esperaban para subir.

 

Los primeros de la fila eran Bea y su hijo Pedro de 8 años, amantes de las norias que esperaban con ilusión poder subir a la atracción coruñesa. Ya vinieron ayer cuando se tuvo que retrasar y hoy aseguran llevar media hora esperando. Después de haber pasado por las norias de Santiago, Vigo o Londres tienen con qué comparar, "yo tengo vértigo, pero me subo por él".  

 

Un punto a favor es el tener cabinas cerradas, "la noria de Vigo nos daba más miedo, supongo que es por ser abierta, en estas cabinas te sientes más resguardado sobre todo si hace viento". Además "las vistas de A Coruña merecen la pena". 

 

Al ser preguntados si repetirán la experiencia no dudan en responder que sí. Aunque aseguran que el precio, pese a no ser el más caro de las que han subido, no es tan asequible como para poder subir muy a menudo. Especialmente puede ser difícil de costear para familias numerosas o con menos recursos. 

 

El precio del billete es de 6 euros, y hasta el 21 de agosto los coruñeses y visitantes podrán disfrutar de sus 24 cabinas de 10 personas de capacidad cada una. Además de la noria hay otras atracciones y puestos de feria.

 

Bea y Pedro, los primeros pasajeros de la noria de A Coruña

Te puede interesar