El personal de las bibliotecas va a la huelga para exigir una solución

La alcaldesa, Inés Rey, mantuvo un encuentro con los trabajadores de las bibliotecas municipales | Pedro Puig

Los trabajadores de las bibliotecas municipales con gestión externa realizaron ayer un primer día de huelga para denunciar que se encuentran en una situación de inestabilidad. Los afectados son un total de 75 empleados, concretamente trabajadores de las bibliotecas del Ágora, de la Sagrada Familia, de Os Rosales, de Durán Loriga, de Mesoiro, del Fórum Metropolitano y de las bibliotecas centrales. Todas ellas cerraron sus puertas ayer para exigir soluciones. El problema, apuntan los empleados, parte de un pliego de condiciones que consideran precario. El contrato fue adjudicado hace solo siete meses, por un montante de 2,7 millones de euros, a la empresa LTM.

 

 

Incertidumbre


Los trabajadores denuncian vivir una situación de incertidumbre. El pasado viernes han cobrado la nómina de junio, no así la paga extra. Elisabeth Rodríguez Rico, presidenta del comité de empresa, señala que lo que más les preocupa es “la declaración de la empresa de que no tiene capacidad económica para seguir con el pliego”. Además, ayer a las 11.00 horas se concentraron en María Pita para instar al Ayuntamiento a materializar las soluciones necesarias para lograr la estabilidad laboral. La concentración llegó a coincidir en el tiempo con el minuto de silencio contra la violencia machista que guardó el Gobierno local a las 12.00 horas.


Tras este acto, la alcaldesa Inés Rey mantuvo una conversación con los trabajadores en la que trasladó su compromiso para garantizar el pago de las nóminas y la estabilidad laboral, así como para exigir a la empresa que cumpla sus obligaciones. El Ayuntamiento señala que pondrá todos los medios a su alcance para garantizar el cumplimiento. El viernes el comité de empresa ya había mantenido un encuentro con el Ejecutivo local. Los trabajadores comunican que seguirán realizando paros intermitentes hasta que las soluciones lleguen por escrito.


El próximo jueves los empleados afectados volverán a cerrar las bibliotecas y a presentarse en María Pita. Además, según afirman, el comité estará presente en el pleno municipal que se celebra ese día. Los grupos municipales llevarán al pleno preguntas sobre esta situación para unirse al requerimiento de soluciones. PP, BNG y Marea han estado presentes en la concentración para mostrar su apoyo. 

El personal de las bibliotecas va a la huelga para exigir una solución

Te puede interesar