El Ayuntamiento crea una patrulla juvenil para velar por un ocio silencioso

Miles de personas disfrutan cada noche de los conciertos de María Pita | Javier Alborés

El ocio nocturno irá de la mano de la hostelería en la prórroga de horarios concedida por el Ayuntamiento, que hasta el próximo día 15 permite extender dos horas el cierre. Sin embargo, y tras la queja de la Asociación de Vecinos del Orzán respecto a la forma y al fondo del anuncio, María Pita ha decidido acompañar su medida de gracia de un plan de acción a pie de calle. Bajo el lema “Seguen sendo unhas festazas aínda que baixes un pouco a voz” tratará de conciliar el hábito de la fiesta con la demanda de descanso de la agrupación vecinal.
 

La medida no coincidirá exactamente con la apertura especial de hostelería y ocio nocturno, pues se extenderá hasta el próximo día 26 y funcionará entre la medianoche y las 04.00 horas, cuando a los pubs aún les queden por delante casi tres horas de negocio, o cuatro y media en caso de la discoteca Pelícano. Para encontrar la fórmula que consiga casar fiesta y descanso el Ayuntamiento, decide apostar  por un grupo de ocho jóvenes que se adentrará en las zonas de conciertos y mayor intensidad de disfrute nocturno: Orzán, La Marina, Pescadería, Cormelana, Palexco y Obelisco. Lo harán con una vocación informativa para concienciar sobre las bonanzas colectivas de un ocio a un volumen razonable.
 

Rey y el despliegue policial

La propuesta llega apenas veinte días después de que la alcaldesa Inés Rey se refiriese como “el mayor refuerzo policial nocturno de los últimos diez años” al dispositivo que vela por el cumplimiento de la normativa de horarios o decibelios. Lo hizo en respuesta a una solicitud de actuación para fomentar la convivencia por parte de la Valedora do Pobo, y también a la insistencia al respecto de la asociación vecinal.
 

Curiosamente, según informó el Gobierno local, “el objetivo de la campaña es que los turistas y ciudadanos que acuden en estas fechas puedan gozar de las fiestas de manera responsable, respetando a su vez a aquellos coruñeses y visitantes que opten por el descanso”.
 

Alta expectativa de ocio 

El ocio nocturno afronta desde mañana el primer fin de semana cuyos únicos precedentes son San Juan y Fin de Año. Para Luis Diz, presidente de Galicia de Noite, es una buena noticia para todo el sector, y que no debe influir en el descanso vecinal. “Hay que romper una lanza a favor del Ayuntamiento, porque apoya la hostelería”, afirma. “La gente gritaba cuando hacía botellón en los pisos, parece que hay gente que quiere que esto parezca el balneario de Mondariz. La mayoría de los problemas vienen por lo incívicas que son algunas personas”, añade. 
 

Por su parte, José López Balado, de la Asociación para la Defensa e Igualdad de la Hostelería, cree que es un arma de doble filo. “Imponen sanciones desproporcionadas y luego nos dan más margen para trabajar, con lo que trabajamos para pagarles las sanciones”, lamenta. “Esas dos horas son un beneficio muy grande para un local, porque la gente no llega hasta que cierra la calle de la Barrera y solo tienes una hora para trabajar con normalidad”, finaliza en voz baja, como se le pide al ocio nocturno.

 

Así lo ve la noche coruñesa

 

Luis Diz (Galicia de Noite): “La mayoría de los ruidos vienen de la calle, no son culpa de la hostelería”

 

“La mayor parte de los problemas que hay no son culpa de la hostelería, entiendo que tenemos que convivir con el descanso, pero el problema de los ruidos viene de la calle. La gente gritaba más cuando se hacían botellones en las casas, durante la pandemia”.

 

José López Balado (Asociación Defensa Hostelería): “Agradecemos que tengan en cuenta nuestras propuestas”

 

“Agradecemos que tengan en cuenta nuestras propuestas, ya que siempre dijimos que el ruido en la calle es cosa del Ayuntamiento. Culpar al hostelero siempre fue un sinsentido. Por otro lado, a ver cómo consiguen que una persona ebria baje el volumen”.

El Ayuntamiento crea una patrulla juvenil para velar por un ocio silencioso

Te puede interesar