La ola de calor activó el nivel 1 de alerta, aunque hoy habrá un pequeño respiro

Los helados fueron una solución para saciar el calor | patricia g. fraga

Treinta y tres grados fue la temperatura máxima registrada en el día de ayer en A Coruña, una máxima anual que tuvo como prevención y respuesta por parte de las autoridades autonómicas el nivel amarillo o nivel 1 de alerta. Dentro de Galicia, la capital herculina se mantuvo dentro de una razonable normalidad, toda vez que hasta 48 ayuntamientos activaron la alerta máxima.
 

El nivel 1 de alerta se hizo extensivo a prácticamente todos los ayuntamientos del área de A Coruña, como Sada, Betanzos, Culleredo, Arteixo u Oleiros.
 

Por otra parte, en un comunicado emitido por la Agencia Española de Meteorología, la provincia de A Coruña está fuera de las zonas de riesgo para la salud derivadas de la ola de calor.
 

Un anticiclón, unido a una masa de aire cálido desde el sur, fueron un cóctel abrasador para el que los coruñeses encontraron medidas para todos los índices de aguante: mientras las playas se abarrotaron las zonas de sombra sirvieron como refugio a los que peor lo llevan. Está previsto que las temperaturas y el calor den un pequeño respiro tanto a la ciudad como a la comunidad a lo largo del día de hoy, en el que la máxima prevista no llegará a los treinta grados centígrados. Será un paréntesis antes del retorno del calor a partir del martes, según los expertos.

 

Radiación y medidas

La Xunta de Galicia puso en marcha, a través de MeteoGalicia, un servicio de información acerca de la radiación ultravioleta. El índice UV (IUV) es usado como un indicador que asocia la intensidad de la radiación solar ultravioleta incidente sobre la superficie de la tierra, con posibles daños para la piel humana. Según recogía en su página web el servicio autonómico, éste se situó ayer en 9, considerado muy alto. 
 

Por su parte, la Consellería de Sanidade recomienda beber más líquido de lo habitual sin esperar a tener sed, sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos. Se deberá evitar ingerir bebidas calientes, alcohólicas, café, té y las muy azucaradas. También se recomienda comer frutas y verduras y evitar las comidas copiosas. Respecto a la vestimenta, aboga por usar tejidos naturales, ropa ligera y holgada, de colores claros, sombreros, gafas de sol y cremas protectoras solares. El calzado, cómodo, fresco y que transpire. 
 

En cuanto al interior de edificios, recomienda permanecer en lugares ventilados o acondicionados y utilizando las habitaciones más frescas de la vivienda. También se puede refrescar el cuerpo con una ducha o agua templada, no fría,  y es importante  evitar aglomeraciones de personas en locales en los que no haya aire acondicionado. 
 

Además, conviene no ir a la playa o permanecer bajo el sol en las horas de máximo calor y usar crema protectora con índice de fotoprotección 15 como mínimo, según los expertos.

La ola de calor activó el nivel 1 de alerta, aunque hoy habrá un pequeño respiro

Te puede interesar