El número de árboles de A Coruña se incrementó un 25% en dos años

Vista del parque de Adolfo Suárez, con multitud de árboles jóvenes | javier alborés

Las protestas que suscitó en los vecinos la tala de los arces en la pequeña plaza de Padre Rubinos (que estaban en malas condiciones y resultaban peligrosos) demuestra hasta qué punto los árboles pueden ser importantes para un barrio. El Ayuntamiento asegura que plantará nuevos ejemplares tras la reforma de la plaza y asegura que por cada uno que tala, planta dos. Gracias a esa política, a día de hoy, existen 22.172 árboles en las calles y plazas de la ciudad. Si tenemos en cuenta que, en febrero de 2019, se calculaba el 16.500 el número de ejemplares, eso implica un incremento de cerca del 25% en dos años.

No es que sea un número aceptable, señalan los expertos. La OMS considera que el número ideal es de un árbol por cada tres personas, mientras que la ratio coruñesa es más bien de diez a uno. Desde la asociación de amigos de la Casa de las Ciencias, Carlos Franco, ingeniero forestal, considera que debería haber tres veces más, por lo menos.



370 ejemplares

Enfermos ha talado la Concejalía de  Medio Ambiente en lo que va de mandato 



Entre las peticiones que realizan los ciudadanos al Gobierno local siempre se encuentra la de que se planten más árboles. Durante el mandato anterior, la Marea Atlántica llevó a cabo una campaña masiva de replantaciones, como parte de su estrategia para mitigar los efectos del cambio climático, aunque la concejala de Medio Ambiente de entonces, María García, reconocía que A Coruña es un lugar poco adecuado para plantar por su escaso espacio. “facemos malabarismos e filigranas”, aseguraba en febrero de 2019. Su sucesora, Esther Fontán, le reprocha ahora esas filigranas y asegura que ha tenido que solucionar muchos problemas por ese motivo.


Indignación


Los árboles a menudo enferman o se debilitan cuando son de la especie inadecuada para el entorno, y entonces llega el momento de talarlos. El Gobierno de Inés Rey ha cortado 370 y, como ocurrió en el anterior mandato con la tala de los árboles para el carril bici, suscita siempre indignación. “Es impopular pero a veces hay que hacerlo. Es cuestión de responsabilidad”, señaló la alcaldesa que recuerda que debía haberse hecho en anteriores mandatos.

Los expertos la avalan, por lo menos en el caso de Padre Rubinos. Franco asegura que los árboles eran “horribles” y va más allá al afirmar que estaban sufriendo. “Los podaban demasiado, y eso es como una tortura para un árbol”, insiste. En su opinión, retirar los arces de la plaza de Padre Rubinos fue lo mejor que pudo hacer el Gobierno local. Los vecinos, sin embargo, insisten en que echan de menos su cobijo. 

El número de árboles de A Coruña se incrementó un 25% en dos años

Te puede interesar