Investigan un presunto intento de rapto de una niña en el Compañía de María

El colegio de Compañía de María, en Riazor/Pedro Puig

Los investigadores de la Policía Nacional están investigando las cámaras de las inmediaciones del Colegio de la Compañía de María en un esfuerzo por determinar la identidad del individuo que habría abordado a una estudiante a la salida de este centro el lunes presentándose como amigo de sus padres. Según parece, ella le pidió una palabra clave que habría pactado con sus progenitores, y al no poder responder la pregunta, se marchó.

“De momento, solo tenemos, la declaración de la niña, nada más”, señalan fuentes policiales, que recibieron la denuncia de los padres de la niña. No cuentan, por ejemplo, con la declaración de ningún adulto, así que hay pocas pistas que seguir. No trató de llevarse a la escolar por la fuerza y tampoco entró en el centro, exactamente, sino en una zona donde acuden normalmente las familias a recoger a sus niños


La dirección del centro emitió un aviso a los padres para que estuvieran vigilantes y el 091 patrulla la zona 




Una vez vinieron sus padres, ella contó lo ocurrido. Estos, alarmados, decidieron presentar una denuncia ante la Policía Nacional y contar lo ocurrido a la dirección del centro, que decidió enviar un aviso telemático a los demás padres de alumnos. En él se limitaban a afirmar que habían visto a un desconocido rondando por la zona y pedían a todos que extremaran la vigilancia.

También la Policía Nacional ha aumentado su presencia en la zona, montando un dispositivo para la búsqueda del sospechoso sin que, por el momento, hayan encontrado a nadie, aunque cuentan con la descripción que les facilitó la menor. Las autoridades sospechan que el individuo no volverá a presentarse debido al revuelto que se ha montado en torno a este incidente.



Desde 2019 


No se ha dado ningún caso grave de acoso relacionado con escolares desde antes de la pandemia, en enero de 2019, cuando se detuvo a un cántabro de 36 años que había estado asaltando a menores de edades comprendidas entre 13 y 16 años en torno a centros escolares de Monte Alto. En Aquella ocasión, el individuo había actuado durante varios semanas, causando gran alarma.

Habitualmente, el “Acosador de Monte Alto”, como se le conocía, las seguía hasta su casa, las abordaba en un portal y las sometía a tocamientos antes de darse a la fuga. Tras ser atrapado por unos jóvenes y detenido en Orillamar, las autoridades le acusaron de haber molestado a 14 escolares, cuyas edades rondaban entre los diez y los diecisiete años.

El sujeto en cuestión resultó tener antecedentes por abordar a menores en Ourense y durante los hechos vivía en Santiago. Se desplazaba a la ciudad herculina únicamente para cometer estos delitos sexuales. El fiscal pidió en un principio 51 años de cárcel, pero fue condenado finalmente a 38, que sigue cumpliendo. 

Investigan un presunto intento de rapto de una niña en el Compañía de María

Te puede interesar