lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Investigan el estrangulamiento de un hombre en un piso de la calle Vizcaya

El segundo piso del número 58 fue el escenario del primer homicidio del año | Quintana

El primer homicidio registrado en la ciudad en lo que va de año, todavía se encuentra bajo secreto de sumario, así que los datos son escasos. Sí se sabe que tuvo lugar en el número 58 de la calle Vizcaya, en Os Mallos, en la madrugada del sábado. Allí en una de las habitaciones de un segundo piso, un hombre estranguló a otro (ambos delincuentes habituales) en un supuesto ajuste de cuentas. La habitación continúa precintada mientras la investigación se desarrolla, pero aún vive dentro un número indeterminado de personas. 

 

Según las primeras informaciones, el móvil habría sido económico: la víctima le debía una cantidad de dinero relacionadas con droga (las mismas fuentes apuntan a que la víctima era toxicómano) y cuando no pudo satisfacer la deuda, estalló la discusión que acabó en pelea. Finalmente, le estranguló. Uno de los residentes del piso alertó a las autoridades, aunque estas sospechan que alguno de ellos había abandonado el piso mucho antes de que llegaran al lugar los primeros coches patrullas. 
 

La Policía Judicial acudió de madrugada al lugar de los hechos y en presencia de testigos, examinó la vivienda de un extremo a otro, recogiendo todos los indicios, aunque parece que el delito se circunscribe a un único dormitorio, que fue precintado mientras se mantenga la investigación. Sin embargo, también se examinó cuidadosamente la calle, temiendo que alguien hubiera arrojado algún elemento incriminado (posiblemente drogas, a la vía pública) 
 

El trabajo se prolongó durante toda la mañana hasta pasada una de la tarde, cuando la jueza ya había ordenando el levantamiento del cadáver y se pudo dar por finalizado el trabajo de campo. En cuanto al sospechoso, que fue detenido inmediatamente, fue trasladado a los calabozos de la Comisaría de Lonzas. Se trata de un magrebí con numerosos antecedentes en su haber, igual que la víctima.  
 

Comunidad bajo asedio

El cruento suceso despertó curiosidad tanto en la calle como en la comunidad, aunque en esta última no generó bastante sorpresa: desde unos años a estar parte no dejan de sufrir disgustos, precisamente por ese piso que se ha convertido en el escenario de un crimen. “Esa señora —dice un vecino, en referencia a la propietaria– deja entrar a toda clase de gente, no sabemos qué hacen ahí”. 
 

Los que entran en ese piso suelen ser elementos marginales, toxicómanos, traficantes, o ambas cosas, la mayor parte de ellos con antecedentes. Las discusiones, las peleas y los gritos que salen de la puerta son constantes. “Ya no tenemos cerradura en el portal porque la han reventado”, explicó un vecino. 
 

Se han acostumbrado a toda clase de escenas. Por ejemplo, cuando echan a alguien a la calle arrojan todas sus pertenencias en el descansillo. Los residentes muestran en sus móviles las fotos como prueba: montones de ropa tiradas en cualquier parte, hombre durmiendo en medio del portal. Preocupada, la comunidad decidió instalar dos cámaras de seguridad en el portal. En la entrada colocaron un cartel: “Esta comunidad está videovigilada”.
 

Ahora estas grabaciones obran en poder de la Policía Nacional, aunque es poco probable que aporten datos importantes a la investigación, dado que el crimen tuvo lugar en el interior de la vivienda. En todo caso, para los vecinos es la gota que colma el vaso de su paciencia: un solo piso de los diez de lo que consta este edificio ha arruinado la convivencia en esta comunidad. 
 

Delegado del Gobierno 

Por el momento, el delegado del Gobierno, José Miñones, se ha limitado a confirmar que la investigación todavía está en curso, pero declinó avanzar más datos sobre las circunstancias del primer crimen mortal en la ciudad en lo que va de año, según las estadísticas de Interior.
 

“Vamos a esperar a la investigación para no estar lanzando suposiciones”, comentó durante un acto en A Coruña. La Policía está investigando e interrogando al entorno del fallecido, que era conocido, para determinar las causas de la muerte y descubrir “exactamente lo sucedido” y, como ya se ha dicho, continúa el secreto de sumario.

Investigan el estrangulamiento de un hombre en un piso de la calle Vizcaya

Te puede interesar