El Instituto Oceanográfico desvela en la ONCE los secretos del mar

Personas ciegas o con discapacidad visual conocen el mundo marino a través de una experiencia sensorial | Quintana

El Instituto Español de Oceanografía impulsó ayer en la sede de la ONCE una jornada diferente. Una treintena de personas ciegas o con discapacidad visual pudieron conocer en profundidad elementos propios del ecosistema marino.


Los participantes tuvieron la oportunidad de tocar diferentes tipos de algas, erizos de mar, maquetas e incluso mandíbulas de tiburón, además de recibir una completa explicación por parte de los responsables del Instituto sobre cómo trabajan a diario.


La actividad, especialmente orientada a una experiencia táctil y sensorial, contó con público muy participativo. “Estamos en una ciudad de mar”, recordó la responsable de servicios sociales de la ONCE, Loli Venancio, que la valoró como “una actividad integradora, muy bonita”.


El taller tuvo lugar enmarcado en el Día de los Océanos (celebrado el pasado 8 de junio). Además, la ONCE dedicará el cupón del próximo lunes día 20 de junio al proyecto Oceánicas, impulsado por el Instituto de Oceanografía, que busca dar visibilidad al trabajo de las mujeres en este ámbito. Luz García, directora del Centro Oceanográfico de A Coruña ubicado en el dique de abrigo, calificó la jornada de “muy gratificante” por el gran interés suscitado en el trabajo que realizan. Una de las usuarias de la ONCE, Cristina Fernández, se mostró agradecida por la posibilidad de “conocer en profundidad” los secretos del fondo marino.


Actualmente la entidad se encuentra “trabajando en temas de accesibilidad” ya que, como apunta Loli Venancio, responsable de servicios sociales, A Coruña “está cambiando mucho” y el diálogo con las instituciones “es fundamental”.


Recuerda la necesidad de que la norma que regula las obras en la ciudad “se adapte a las necesidades” del colectivo.


La accesibilidad en el día a día

A esta problemática se refiere también la usuaria de la entidad Cristina Fernández: “lo importante es que se dé una difusión de qué es lo que significa una accesibilidad para nosotros”.


“A la hora de circular los coches no tienen en cuenta nuestra existencia en la calle. Lo que es mobiliario urbano a veces nos estorba, porque una papelera y un semáforo están puestos en un sitio que entorpece”, dice. Quizá algún día, como el mar, la calle no tenga barreras.

El Instituto Oceanográfico desvela en la ONCE los secretos del mar

Te puede interesar