Los ingresos por covid-19 se reducen en un 82% con respecto a la ola de hace un año

El covidauto del Chuac se volvió a llenar de coches | quintana
|

El repentino crecimiento de casos de covid-19 que se está produciendo en esta sexta ola está dejando récords de nuevos contagios diarios, sin embargo, y a diferencia de lo ocurrido en anteriores periodos de máximos, la presión hospitalaria se está manteniendo en niveles bajos, lo cual ayuda a capear el temporal que provoca el coronavirus. Así, en la jornada de ayer el Sergas confirmaba 3.828 casos activos de covid-19 en el área sanitaria de A Coruña-Cee y 47 personas ingresadas, cinco de ellas en unidades de cuidados intensivos.


De esta manera, el 1,22% de las personas que sufren el covid-19 están en el hospital (el 0,13% en la UCI), unos porcentajes muy lejanos de los que se marcaban hace un año, en la cuarta ola que se inició durante las navidades y que tuvo en enero y febrero de 2021 sus momentos más complicados. Entonces, el 16 de febrero, con un total de casos muy semejante al de ahora (3.844) había 270 personas ingresadas, esto es, el 7,02% de todas las que sufrían la enfermedad, mientras que la UCI se llenaba con 64 (el 1,66% del total de pacientes). En comparación, el número de ingresados se ha reducido en un 82% entre la sexta ola y la cuarta. En esta misma ola, el 20 de enero, con 3.839 casos activos había 218 ingresados (el 5,67%) y 35 pacientes en UCI (el 0,9%).


Pagina prueba



Quinta ola

Más cerca, en la quinta ola, que llegó durante el verano se pueden observar otras dos jornadas con una cifra de casos activos muy semejante a la de ahora. Así, el 19 de agosto había 3.840 enfermos, de los que 84 estaban en el hospital (2,18%) y 18 en la UCI (0,46%), mientras que el 31 de julio los ingresados llegaban a 80 de los 3.827 casos activos (2,09%) y en críticos estaban 16 (0,41%).


Lo que ocurrió desde la cuarta ola que marcó los récords absolutos de la pandemia tanto en España como en Galicia y en el área sanitaria de A Coruña-Cee es básicamente el nivel de vacunación. Con aproximadamente el 90% de las personas ya inmunizadas, pese a la subida de casos de los últimos días esto no se está reflejando en una mayor gravedad de la enfermedad, ya que la mayoría de los afectados están asintomáticos o con síntomas leves, como febrícula o congestión nasal. A ello contribuye que esta ola está asociada a la variante Ómicron que, según los primeros estudios, genera síntomas menos graves que anteriores cepas, lo cual, unido a la inmunidad adquirida a través de la vacunación o la curación de la enfermedad abren paso a la esperanza de poder controlar en fechas no muy lejanas el coronavirus que ha modificado nuestras vidas.


Con todo, las autoridades sanitarias continúan llamando a la responsabilidad, ya que Ómicron se está presentando como más contagiosa que las anteriores cepas. Esa es también la razón por la cual en las últimas semanas se están conociendo muchos nuevos positivos, unida a la gran cantidad de pruebas que se están realizando, que ayer superaron, según el Sergas, los 5.700 test –hasta las 18.00 horas del 24 de diciembre–, entre otras cosas por la apertura de centros sin cita previa, como los instalados en O Ventorrillo –que vuelve a abrir esta tarde, de 15.00 a 21.00 horas tras el cierre por el día de Navidad–, la estación de tren o Alvedro. Así, las cifras revelan que el área de A Coruña-Cee superó su propio récord de casos activos y de contagios en un solo día, al incrementar los enfermos en 503 personas –la anterior marca estaba en los 412 del 23 de enero– y los nuevos positivos en 638 –el récord eran los 459 del 24 de diciembre–.

Los ingresos por covid-19 se reducen en un 82% con respecto a la ola de hace un año