Inés Rey critica a BNG y PP por el plantón en la reunión para tratar los presupuestos

La alcaldesa, Inés Rey, durante su intervención de ayer antes los medios de comunicación

La tardanza para presentar un principio de acuerdo o proyecto de presupuestos para este 2022 ya trajo cola, pero la forma de presentar el mismo parece que no va a ser menos problemático. El pasado martes, los grupos municipales del BNG y del PP plantaban al Gobierno local de la convocatoria de reunión para hablar de las cuentas, criticando unos el “escurantismo” de la negociación, mientras los segundos tildaban la convocatoria de “paripé”. La alcaldesa, Inés Rey, contestaba a ambos en la jornada de ayer, criticando a las dos formaciones por su ausencia y poniendo en duda su voluntad de negociación.


“Queda clara la voluntad negociadora del resto de grupos en un momento en el que se les cita para hablar de los presupuestos y no aparecen”, aseveraba la regidora herculina.


Los nacionalistas aseguraban a principio de la semana que no acudirían a dicha reunión “para non branquear unha negociación escurantista, sectaria e excluínte” y recordaban que la formación ya presentó sus propuestas para los presupuestos hace varios meses. Los populares, por su parte, tildaban la convocatoria de “paripé” y solicitaban conocer la documentación sobre las cuentas antes de acudir, ya que indicaban que no serviría de nada acudir a ciegas.


No obstante, Rey afirmaba que “para llegar a acuerdos, para incorporar propuestas, lo primero que hay que hacer es sentarse, si uno no se sienta es imposible”. “Entiendo que cuando uno no viene es que no tiene nada que aportar” concluía y añadía que, dado que no se presentaron, el Gobierno municipal seguirá “con el trámite administrativo”.


Interinidad

En lo referente a los nacionalistas, la alcaldesa no fue más allá, pero sí que lo hizo con el PP, buscando la comparativa entre la agrupación local y la situación del partido a nivel autonómico una vez su líder anunciase su candidatura a presidir el PP nacional.


“Los coruñeses no pueden pagar las consecuencias de la interinidad y de la ausencia de liderazgo y proyecto de ciudad que tiene el Partido Popular” decía.


Rey criticaba a los populares, refiriéndose a la supuesta falta de propuestas de “un partido que aspira a 

gobernar la ciudad”. Se refería así a la lista de medidas que propuso el PP a finales del pasado año, cifradas en unos 100 millones de euros, y que la regidora ayer, y en diciembre el portavoz del Ejecutivo, José Manuel Lage, aseguraba que “más de la mitad estaban ejecutadas”.


Por este motivo, Rey incidía en su idea de que “cuando se convoca una reunión para hablar de ciudad, y no aparecen, entiendo que no tienen nada que aportar”.


Sin salirse de la situación que vive el PP, vinculaba su ausencia de la reunión con la “agenda complicada” del pasado martes, refiriéndose a la presentación del plan estratégico de la comunidad por parte del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su posterior anuncio a optar a la presidencia del PP nacional. Rey apelaba a la presencia de la portavoz de los populares locales en ambos actos “en lugar de trabajar por los coruñeses, porque la ciudad no es su principal preocupación”, aseveraba.


Origen del aumento

Pero el debate no se quedaba en las declaraciones de la alcaldesa, ya que los populares siguen pidiendo explicaciones y la documentación del acuerdo presupuestario que se pretende aprobar en las próximas semanas.


En concreto, el PP volvía a instar ayer a Rey a explicar si el aumento de los ingresos previstos en 2022 conllevará “una subida de impuestos municipales”.


La portavoz del PP, Rosa Gallego, dejaba entrever que quizá la ausencia de dichos documentos se debe a esta posible subida impositiva. Gallego echaba mano de hemeroteca y recordaba que “en 2020, Inés Rey escondió la subida del IBI del 3% dentro del presupuesto de ese año y se descubrió cuando analizamos el expediente ya listo para ir el pleno”. “Tanto BNG como Marea votaron a favor de una subida que supone tres millones de euros anuales más de recaudación”, añadía Gallego.


Los presupuestos para este año, en caso de aprobarse, aumentarán en casi 50 millones de euros con respecto a los de 2020, alcanzando los 309. “¿De dónde salen estos 49 millones de euros de incremento? Ninguno de los dos partidos ofreció en su momento explicaciones al respecto”, cuestiona la popular. “Los fondos externos que el Gobierno municipal dice haber conseguido son la mitad de ese incremento, en el caso de que los incluyan en su totalidad para este año. Aun así, quedarían otros más de veinte millones que desconocemos de dónde salen”, añadía.


Respuesta

Rey defendía sus presupuestos como una “buena noticia para los coruñeses”. “Y cuando es una buena noticia para los coruñeses, es una mala noticia para Rosa Gallego, porque no les gusta que la ciudad le vaya bien”, añadía.


Y detallaba que las cuentas de 309 millones son unos “presupuestos expansivos” que aseguró serán los de la “recuperación” de la ciudad tras estos dos años de crisis.

Inés Rey critica a BNG y PP por el plantón en la reunión para tratar los presupuestos

Te puede interesar