Los hombres y los nombres de la producción fabril en A Coruña

Planta superior del Kiosco La Terraza de Sada, en 2019 | Fernández Caamaño

En 1931, dentro de las fábricas más destacadas de la ciudad en términos industriales está la de calzados de Ángel Senra. El orgullo de la Coruña y también de Galicia. Una moderna factoría se había levantado en la carretera del Espino a Morás como un signo de la pujanza, contaba con una importante producción ya que enviaba pedidos a toda España e incluso a América. Además, en la campaña de la I Guerra Mundial, suministró botas al Ejército francés de 1914-1918.


El comercio central de Senra se situaba en el Cantón Grande 15 y disponía de otra sucursal en los bajos de la conocida casa Barrié, en Linares Rivas, disponiendo también de otros establecimientos en la calle Real de Ferrol, y en Vigo, (uno en la calle Policarpo Sanz 10 y otro en la del Príncipe 9). El dueño era natural de la villa de Noia y, en principio se establece en la calle Alameda de A Coruña, muy cerca del Hotel Francia (después, Hotel España)


Más tarde se trasladó a la calle de San Andrés, en una de cuyas casas se instalará con el tiempo fotografía “Abrillón”, y de allí pasó al Cantón Grande 15, en donde producía y vendía su calzado, para posteriormente levantar una nueva fábrica y dejar este negocio solo para la venta al público. Con todo, antes de desplazarse al Espino, se mantuvo durante algunos años en un amplio local situado en el Pasadizo de Pernas.


La nueva planta ocuparía unos 12.500 metros cuadrados de terreno y en ella trabajarían 267 operarios, mientras que a su alrededor fue creciendo un pequeño barrio obrero, el cual se levantó por iniciativa del propio Senra, con lo que la zona de la Parromeira, Morás y Coiramia, entre otras, fue creciendo bajo la sombra de aquella moderna fábrica de calzado.


Pero como las desgracias no vienen nunca solas, sino más bien acompañadas, ésta quiso cebarse con el industrial en 1931, arrebatándole en plena juventud a su hijo mayor y mano derecha de su padre, Arturo Senra.


A pesar de que tenía dos hijos más, la desaparición del mayor, el mejor preparado para llevar la dirección de la fábrica, le afectó mucho y de alguna manera trastocó los planes futuros de esta compañía. En ese mismo año Ángel Senra llega a ser alcalde de la Coruña, pero el 26 de agosto, por motivos de salud, dimite de su cargo y es elegido para desempeñarlo Juan González Rodríguez.


Otra de las importantes actividades industriales de la ciudad, era la firma “La Primera Coruñesa”, una antiquísima sociedad que tenía su precedente en la denominada “Fábrica de Telares”, fundada por José Núñez de la Barca, un hombre dedicado también a otros negocios como armador de barcos, banquero e industrial,.


Ésta era una de las primeras fábricas de hilados y tejidos de algodón que se establecieron en España y la más antigua de Galicia. En 1872, se asocia con Luis Miranda Vázquez y pasa a denominarse “Núñez y Miranda”. y a comienzos del siglo XX se transforma en la actual sociedad.


La fábrica de Hilados y Tejidos está ligada a la historia y vida de los coruñeses y sostiene con su trabajo a unas 400 mujeres y 60 hombres. En su factoría se producen diariamente unas cien piezas de lienzos de asargados, arabias, mahones, sábanas y mantelerías entre otros, lo que equivale a unos 5.600 metros de telas.


La marca de distinción del tejido es “La Torre” y por este símbolo es conocida su calidad en toda la península. La factoría puede mantener en actividad constante unos 193 telares.


En cuanto a la actividad industrial de Isaac García Mares, dedicada a la exportación de pescados y a fabricar hielo, era la más importante del sector en la ciudad, pues no en vano exportaba pescados y mariscos a todo el litoral Norte español y a los mercados centrales de Castilla, así como a los de Zaragoza, Barcelona y Madrid.


Por lo que respecta a la cara de la ciudad, lo más vistoso y que a nadie dejaba indiferente era su tranvía, cuyas líneas no solo recorrían la plaza, sino que hacían que numerosas familias aprovechasen sus días de asueto para realizar excursiones hasta Sada, punto y final de su trayecto, pasando por A Pasaxe, Fonteculler, O Burgo, San Pedro, O Carballo, Oleiros, Miraflores, Soñeiro, Osedo, Meirás y Sada-Fontán, terminando su viaje al pie mismo del edificio “La Terraza” situado sobre el centro de la villa.


Así, A Coruña sería una de las primeras ciudades del Norte de España en implantar este servicio a la población, aunque no siempre se vio recompensada la compañía con los esfuerzos realizados para un aumento del número de sus usuarios en esta deficitaria línea. El presidente de la sociedad en ese momento era Pedro Barrié de la Maza.


Además de la Fábrica de Tabacos, destacan las de hielo y de cervezas Estrella Galicia, ambas en A Palloza, entidades de crédito como la Caja de Ahorros, el Banco de La Coruña y el Banco Pastor, comercios de confección, como Hijos de Simeón García o Eulogio Losada, sastrerías, bazares, material de construcción, fábricas de gas y electricidad. También Aguas de La Coruña, Talleres Wonemburger, Unión Industrial, distribuidores de vehículos, numerosos cafés, bares y restaurantes, salas de baile y recreo, cines y variedades, confiterías, farmacias y laboratorios, hoteles y pensiones, ultramarinos, librerías, papelerías e imprentas, carbones, joyerías, máquinas de escribir y coser, loterías, Casas de baños, paraguas, clínicas, seguros, banca, carnicerías, salas de gimnasia, bicicletas, transporte de mercancías y viajeros, fotografía, consignaciones marítimas y otros varios.

Los hombres y los nombres de la producción fabril en A Coruña

Te puede interesar