Hace 25 años: Toshack y la afición entran en guerra abierta

Toshack aplaude de forma despectiva a la grada tras la consecución del segundo tanto del Depor/Pedro Puig

El periódico del 20 de enero de 1997 destacaba la muerte de tres cooperantes españoles en Ruanda, asesinados por extremistas hutus, y el hecho de que Toshack y la afición entrasen en una guerra abierta. 


El Ayuntamiento de La Coruña constituirá una demarcación única para la TV por cable

El equipo del gobierno local del Ayuntamiento de La Coruña ha decidido constituirse en demarcación única para conceder una licencia de explotación de telecomunicaciones por cable, tras no tomar en consideración la petición de la Xunta para que las grandes ciudades cedieran este derecho en favor de una demarcación única para Galicia. El gobierno que dirige Francisco Vázquez inició a finales de semana la tramitación para poder constituir una demarcación de telecomunicación por cable en La Coruña, al superar esta ciudad los 50.000 habitantes mínimos que indica la ley. 


Toshack aplaude a la grada en Riazor en 1997


Juego revuelto

La eterna disputa sobre el mérito de los entrenadores en las victorias o en las derrotas tiene desde ayer un nuevo y enriquecedor capítulo. John Benjamin Toshack jugó un papel fundamental en el resultado de ayer. De hecho, el galés se convirtió en protagonista hasta el punto de que logró desviar la atención de lo que estaba ocurriendo en el campo. Todo transcurrió en medio de la normalidad hasta el minuto 29. El Deportivo aprovechó el impulso inicial para lograr su primer gol de penalti y después llegó la reacción del Bilbao, que se resistía a conformarse con una derrota por la mínima y que no descansó hasta lograr el empate. El segundo tanto del Deportivo desató la tensión contenida. John Toshack se volvió a la grada con gestos de provocación y articulando palabras desafiantes. La reacción del público fue la lógica. El presidente Lendoiro se levantó de su butaca como un resorte y bajó a los vestuarios a lo que él mismo definió después como "dar ánimo". La segunda mitad se resume en el hundimiento físico del Deportivo. El Athletic logró el premio (2-2) por demostrar la capacidad de concentración. De fútbol, hablaremos otro día, si Toshack lo permite. 


Lendoiro niega que haya "leído la cartilla" al vestuario y a Toshack

Lendoiro tenía que explicar su reacción. Su nerviosismo era latente porque la expectación era grande. Dijo en primer lugar que no vio la reacción de Toshack sino que bajó al vestuario a "darle sobre todo tranquilidad y confianza a los jugadores, y al técnico, por supuesto"."Nunca, en la vida, se podrá pensar que yo voy a bajar a un vestuario en el descanso del partido para hacer otra cosa que no sea dar ánimos a los jugadores y al técnico. Los que llevamos 36 años de presidente sabemos que eso es lo peor que podemos hacer", añadió. 

Hace 25 años: Toshack y la afición entran en guerra abierta

Te puede interesar