Las estaciones municipales de bicicletas solo eliminarán ocho estacionamientos

La estación de BiciCoruña de la calle de la Torre | martin regueiro

La instalación de los nuevos puntos de estacionamiento de BiciCoruña están causando expectación. Como señaló la alcaldesa, Inés Rey, “Por fin. Parecía imposible, pero ya están aquí”. Se espera que esas nuevas bicicletas (eléctricas y convencionales) para que se conviertan en un verdadero medio de transporte alternativo pero los que se aferran al coche protestan por la eliminación de plazas de aparcamiento. “En total, lo que está previsto es que se elimine un total de ocho plazas en toda la ciudad”, salió al paso Rey.


La alcaldesa había tenido que escuchar quejas por la disposición de las estaciones de BiciCoruña. Muchos señalan que si situaran en la acera, no reducirían aparcamiento, pero la Concejalía de Movilidad insiste en que se su espacio es la calzada, dado que se trata de un vehículo y no debe compartir sitio con los peatones, por motivos de seguridad. Según Rey, si estuvieran en una zona peatonal, “no cumplirían su función”. Por eso se han instalado siempre justo en el bordillo de las aceras, como en el caso de 

Cantón Grande.


Para la alcaldesa, que acudió al programa radiofónico “Voces de A Coruña”, no se trata de un número “dramático” teniendo en cuenta la cantidad de bicicletas que se pondrán en circulación. En la calle de la Torre, uno de los lugares que más polémica ha generado la instalación (por lo menos a través de las redes sociales) no se ha eliminado ninguna plaza, sino que se ha ganado una más.


Esto es posible gracias a que se ha reordenado el aparcamiento en la zona entre Curros Enríquez y Andrés Antelo, pasando de en línea a en batería. Se trata de una práctica habitual en la Concejalía de Movilidad: cuando lleva a cabo una actuación que reduce aparcamiento (como una peatonalización, por ejemplo) busca calles anchas en los aledaños donde se puede modificar el aparcamiento a batería. Esto tiene, además una ventaja, como recordaba ayer la regidora durante su intervención radiofónica: “Es un mal endémico que no sé si dentro de veinte o 23 años seguirá existiendo –yo espero que no- que es la doble fila. Y la doble fila no contribuye a mejorar a la circulación ni a la búsqueda de aparcamiento”.


Es decir, que al disponer los aparcamientos en batería, se estrecha el espacio de circulación y alguien que quiera parar, aunque sea brevemente, no puede hacerlo porque impediría el paso.


Primera fase

Todavía se está llevando a cabo la primer fase, pero el servicio llegará a barrios como el Agra do Orzán, Cuatro Caminos, Adormideras, Eirís, Elviña, Novo Mesoiro y O Ventorrillo. Además, otras bases estarán situadas en puntos clave de como el castillo de San Antón, el centro sociocultural Ágora y la Domus, así como polígonos como el de A Grela.


En esta primera fase se llevará a cabo la retirada y colocación de los nuevos vehículos en las 23 estaciones de la ciudad, que también serán renovadas. Durante esta primera fase se suspenderá temporalmente el servicio, lo que se compensará con una extensión en las tarjetas de uso. Todo, gracias al os fondos europeos Feder, que permiten impulsar esta estrategia.

Las estaciones municipales de bicicletas solo eliminarán ocho estacionamientos

Te puede interesar