Las ejecuciones hipotecarias cayeron en 2021 a una tercera parte respecto al pasado 2019

Vista general de la ciudad coruñesa | Quintana

El total de ejecuciones hipotecarias sobre fincas de la provincia de A Coruña el pasado 2021 cayeron a una tercera parte, en comparación con los datos del año anterior a la pandemia: el 2019.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante los doce meses del pasado año se efectuaron un total de 462 ejecuciones, un 27% menos que durante el 2020, cuando se llevaron a cabo 633, y un 62% menos que en 2019, cuando ascendían a 1.207.

Los valores del pasado año son, por tanto, los más bajos de los registros del instituto estadístico, que se remontan al 2014. Con la excepción de los años 2016 y 2017 (con 595 y 648 ejecuciones, respectivamente) en el resto se contabilizaron más de 880, superando la mayoría las 1.000 y 1.200, llegando en 2014 a superar las 1.400 ejecuciones hipotecarias en un solo año.



En detalle


De las 462 ejecuciones contabilizadas por el INE en 2021, más de la mitad se ejecutaron sobre viviendas, concretamente sobre 282 de estas fincas urbanas.

Otras 181 se llevaron a cabo sobre otro tipo de fincas urbanas, mientras que tres se efectuaron sobre solares. Las 16 restantes tuvieron que ver con fincas rústicas.



462 ejecuciones
hipotecarias se llevaron a cabo durante el pasado 2021, un 27% menos que en 2020 y 62% menos que en 2019 



En 2020, éstas últimas fincas rústicas vivieron un total de 125 ejecuciones, mientras que de viviendas fueron 325. Un año antes, en 2019, las rústicas fueron solamente 32, mientras que sobre viviendas se llevaron a cabo un total de 645 ejecuciones hipotecarias.



Comparativa gallega


La provincia coruñesa se vio superada en 2020 por la de Pontevedra en el total de este tipo de ejecuciones (633 en A Coruña frente a 713 en Pontevedra), aunque durante el pasado 2021, la situación se volvió a revertir, ya que mientras en la región coruñesa se certificaban 462, en la pontevedresa se firmaban 454 (271 de las cuales fueron sobre viviendas).

En las dos provincias restantes, los datos son mucho más bajos. En la de Ourense se certificó el tercer año consecutivo con menos de un centenar, ya que en 2021 se contabilizaron una treintena (frente a las 62 de 2020 y las 87 de 2020). En el caso de la lucense, la caída vista en 2021 es aún más notable, ya que mientras que en 2019 eran 204 ejecuciones hipotecarias y en 2020 eran 327, el pasado año eran solo 37, lo que además supone que es la primera vez que se baja del centenar.

En todas las regiones la mayoría de las ejecuciones se llevaron a cabo sobre viviendas. En el caso concreto de Ourense y Lugo destaca que solo una, en cada caso, tuvo lugar sobre una finca de carácter rústica. 

Las ejecuciones hipotecarias cayeron en 2021 a una tercera parte respecto al pasado 2019

Te puede interesar