El dragado de la ría podría causar el cierre al baño de Oza y Santa Cristina

Las máquinas ya trabajan en la ría de O Burgo, lo que puede afectar a la calidad del agua para los bañistas en Oza | Quintana

El cierre al baño de la playa de Oza por la aparición de una bacteria ecoli, que se produjo el jueves, fue solo temporal. El viernes lucía de nuevo la bandera amarilla, indicando que el baño está permitido, aunque no recomendado. La bacteria solo es dañina si se trata, porque puede producir gastroenteritis. Los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente están realizando analíticas del agua, así que fueron los primeros en detectarlo, para luego comunicárselo a la Xunta, que es la única que tiene autoridad para cerrar una playa. El episodio en sí mismo no es importante, pero fuentes municipales temen que las operaciones de dragado en la ría de O Burgo afecten la calidad  de las aguas y provoquen que la prohibición al baño se vuelva más frecuente hasta el término de los trabajos.
 

Hay que tener en cuenta que se moverán lodos hasta una profundidad de más de un metro, limo que contiene sustancias tóxicas. Por supuesto, la playa de Santa Cristina, que se encuentra dentro de la ría, es la que se verá más afectada, pero también Oza, muy cercana, corre peligro. Como los técnicos de Medio Ambiente realizan analíticas prácticamente diarias, el seguimiento es muy cercano, pero el problema es muy diferente al que normalmente afronta Oza. 
 

Los problemas de este arenal vienen sobre todo por sentinazos de barcos, como pesqueros o yates, y se disipan rápidamente por efecto de las corrientes. El año pasado, por ejemplo, hubo un cierre en San Amaro por el sentinazo de un yate. En otras ocasiones es una tubería la que vierte las fecales al mar, pero es más infrecuente porque con los años se han eliminado esas fuentes de vertido. El martes se detectó el ecoli, pero todavía no se sabe a ciencia cierta su origen, solo que su nivel de concentración está disminuyendo. 
 

Durante más de dos años 

Los lodos tóxicos, por el contrario, son un problema nuevo. Teóricamente, las operaciones de dragado no debían comenzar hasta octubre, pero la aparición de una barrera de contaminación y de barcos invita a pensar que podrían adelantarse. A fin de cuentas, tienen que haber finalizado antes de que acabe 2025, y se trata de unos trabajos muy complicados.
 

No hay que olvidar que las obras comenzaron con retraso. Se suponía que darían inicio con el año. Concretamente, el 23 de enero. Pero Demarcación de Costas no dio comienzo a la actividad hasta mediados de marzo, y no se espera que finalicen los trabajos hasta 2025. 
 

Mientras tanto, igual que ha tenido que detenerse la actividad marisquera, también tendrá que restringirse el baño. Las playas del término municipal de Oleiros serán las más afectadas, pero no hay que olvidar que Santa Cristina entra dentro del término municipal de A Coruña, por lo menos la punta que se adentra en la ría, y que por eso cuenta con socorristas pagados por el Ayuntamiento herculino. 
 

A medida que las máquinas remuevan el fondo de la ría de O Burgo, las aguas pasarán a ser no aptas para el baño y los cierres eventuales serán más frecuentes. 

El dragado de la ría podría causar el cierre al baño de Oza y Santa Cristina

Te puede interesar