Una docena de bomberos y policías recogerán a 30 refugiados de Ucrania

Los cuatro vehículos de la caravana irán cargados hasta el tope de comida y medicinas | javier alborés

Bomberos y policías coruñeses están a punto de iniciar un viaje hacia la frontera con Ucrania, de donde regresarán con una treintena de refugiados. Ayer estaban en el local de Aga Ucraína, la asociación de ayuda a los refugiados, en Pocomaco, cargando los vehículos en los que van a atravesar Europa con alimentos y, sobre todo, medicinas. La guerra siempre genera incertidumbre y todavía no tienen muy claro cuándo volverán.


La caravana que partirá hacia el este consta de un autobús de 20 plazas y tres furgonetas de nueve, y no viajan vacías. La clave, ayer, era racionalizar el espacio, embutiendo la carga como fuera posible. “Los asientos, los justos, que nos quepa”, explicaba el bombero Jesús Vidal. Las asociaciones profesionales de ambos cuerpos han hecho un esfuerzo en los últimos días para equiparse con todo lo posible, pero les espera un largo viaje de como mínimo dos días en llegar, y otros dos en volver, aunque no sería raro que se demoraran.


“Nosotros no vamos a la aventura, como hacen alguna gente que va con un cartel a la frontera. Tenemos gente asignada”, asegura Vidal. Su contacto es el alcalde de Truskaveds, una pequeña población situada a poco más de sesenta kilómetros de la frontera con Polonia. Antaño una tranquila ciudad balneario, conocida por sus fuentes termales, ahora se ve desbordada por la llegada de los refugiados.


Necesidades básicas

La asociación AGA Ucraína fue la que contactó con el alcalde, desesperado por dar salida a tantos refugiados de la guerra, a los que es difícil atender con recursos tan escasos. Los expedicionarios están listos para atender a sus necesidades básicas. En la mañana de ayer, estaban cargando comida y menaje, e incluso hornillos “para darles algo caliente”. Algunos, sobre todo los bomberos, tienen experiencia en tratar con refugiados, ya que estuvieron en la el campamento de Lesbos, durante la guerra de Siria.


El plan es sencillo: un transporte los traerá hasta la frontera, con un documento firmado por el alcalde, que acredite que son refugiados de la guerra. Esperan llevarse a 28 o 31 personas, aunque no están seguros. “Ya nos ha contactado más gente”, dice Vidal. Y será difícil decirles que no.

Una docena de bomberos y policías recogerán a 30 refugiados de Ucrania

Te puede interesar