La detenida por el apuñalamiento de Monte Alto: “No fue para tanto”

Una patrulla de la Policía Nacional en la calle Real, en una imagen de archivo | AEC

El individuo de 50 años ingresado el miércoles por la noche tras haber sido apuñalado por su mujer en el vientre, permanece ingresado en la UCI, y su estado es grave. La agresión tuvo lugar en su casa, en la avenida de Hércules. Al parecer, ella le acusaba de engañarla con otra mujer, que sería su hermana. Mientras se la llevaba detenida en una rápida intervención por parte de una patrulla de la Policía Nacional, los testigos del suceso aseguran que trataba de quitarle importancia a la agresión. “No fue para tanto”, decía.


Un transeúnte que caminaba por la calle se encontró a la víctima entre dos coches estacionados en la calle de Alcalde Abella, sangrando abundantemente por el vientre, fue el primero en llamar a los servicios de emergencia solicitando una ambulancia. La primera patrulla de la Policía Nacional se encontró a ambos allí, y no tuvo más que seguir el abundante rastro de sangre que había dejado el hombre, de origen venezolano, para llegar hasta el escenario del delito.


Según parece, había sangre por todas partes dentro de domicilio y en la propia sospechosa, así como señales de lucha. No está claro si la mujer también sufrió heridas, dado que los servicios de emergencia la trasladaron a la Casa del Mar, ya arrestada, antes de llevarla a Comisaría.


Frecuentes peleas

Supuestamente, la pareja mantiene una relación un tanto agitada, y no es la primera que la pareja venezolana se hace notar por sus discusiones a voz en grito, pero nunca había llegado a un extremo semejante. La mujer parecía convencida de que el incidente no revestía importancia y lo achacaba a los celos, que le habrían impulsado a atacar a su marido en una especie de crimen pasional.


En cuanto a la tercera en discordia, la mujer de la sospechosa, no se encontraba en el lugar de los hechos en el momento de la agresión o, por lo menos no fue localizada.

En cuanto el arma del crimen, un cuchillo de gran tamaño, aún ensangrentado, sí estaba en el lugar de los hechos, así que los agentes se incautaron de él para entregarlo a los investigadores como prueba, aunque hay que recordar que la detenida nunca negó en ningún momento que hubiera protagonizado esa agresión. Ahora se enfrenta a un cargo por intento de homicidio.

La detenida por el apuñalamiento de Monte Alto: “No fue para tanto”

Te puede interesar