A Coruña tiene 40 edificios en venta para reformar a 1.300 euros el metro cuadrado

Un edificio abandonado en la zona del Orzán, en A Coruña | quintana

El mercado inmobiliario coruñés cuenta con cuarenta edificios en venta para su reforma o rehabilitación. No es la cifra más alta de las principales ciudades gallegas, pero su precio sí es de los más elevados, ya que el metro cuadrado se sitúa en 1.300 euros. La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) alerta de lo desactualizado y viejo que está el parque inmobiliario de Galicia, ya que casi cuatro de cada diez viviendas fueron construidas hace más de cincuenta años.

La rehabilitación es una de las opciones preferidas hoy en día para impulsar el circuito, y tal y como refleja la promotora en su último informe, la comunidad cuenta con 1.025 edificios en venta en el mercado y el 33% es propiedad de la Sareb, fondos de inversión o de procedencia bancaria. Por provincias, A Coruña es la que cuenta con una mayor oferta, con 400 edificios disponibles, a un precio de 700 euros el metro cuadrado.

Si este coste se compara con los 1.300 euros de la ciudad, se puede constatar que el precio prácticamente se duplica. En la provincia de Pontevedra, por su parte, el escaparate suma 300 edificios, con un coste de 950 euros el metro cuadrado, el mismo que en Ourense, donde hay 200 inmuebles en venta en el mercado. La oferta es menor en Lugo, con 125 bloques a un precio medio el metro cuadrado de 600 euros.



Ciudades

Si A Coruña tiene disponibles cuarenta edificaciones, en Vigo hay casi tres veces más, ya que dispone de 115 bloques, a un precio de 1.300 euros el metro cuadrado, el mismo coste que en Pontevedra, aunque esta cuenta con 22 viviendas.

El valor del metro cuadrado más alto, sin embargo, se localiza en Santiago, donde existen 35 edificios en venta para su rehabilitación o reforma. Más económicos son los inmuebles de Ourense, a 1.100 euros el metro cuadrado de media.

En Lugo y Ferrol, con cuarenta y 75 edificios respectivamente, el precio se establece en 875 y 450 euros. En palabras del presidente de Fegein, Benito Iglesias, “los costes de construcción, el alza de los precios tanto en viviendas nuevas como usadas reformadas, la escasez y el encarecimiento de las materias primas y la rehabilitación de las viviendas en una comunidad como la nuestra con más de 330.000 viviendas desocupadas son los principales retos y adaptaciones a las coyunturas de cara a este año”.

El representante de la patronal inmobiliaria destaca, además, que las tensiones en precios se producirán principalmente en las ciudades de Vigo y A Coruña, como las ciudades más tensionadas en precios y oferta menguante. Por ello, “la gestión de los fondos europeos para la rehabilitación de viviendas será uno de los pilares fundamentales en los que se sustente la carga de trabajo”, añade.

La Federación Galega de Empresas Inmobiliarias, a raíz de todo esto, pone el foco en la problemática de las licencias municipales. El tiempo de espera de una licencias municipal de obras en el conjunto de Galicia supera los catorce meses, algo inasumible para muchas empresas por el alto coste repercutido en las mismas. En A Coruña, una persona física o jurídica tiene que esperar de media diez meses para obtener una licencia de obra.

No es el peor dato, ya que en Ferrol y Ourense la cifra llega hasta los 18 meses; 16 en Lugo; Catorce en Pontevedra; once en Vigo; y diez en Santiago. Hay que recordar que la legislación recomienda un plazo máximo de tres meses para obras mayores y un mes para obras menores, y ningún municipio gallego cumple con ello.

Según la patronal inmobiliaria, hay varias causas que provocan esta situación de retraso. Por una parte, los recursos humanos de los ayuntamientos no suelen estar acordes a la cantidad de trabajo, y son puestos con mucha rotación. Por otra, “una excesiva burocratización del proceso, que incluye falta de coordinación entre estamentos y una falta de organización en el proceso administrativo”. Por último, “una falta clamorosa de digitalización en el proceso en las administraciones locales”.



Consecuencias


Los efectos directos que provocan los retrasos de licencias de obra son varios. Se puede producir un notable retraso en la puesta en marcha de las actividades económicas en un contexto muy complicado para las empresas; un elevado coste para las personas físicas o jurídicas que lo asumen a elevados tipos de interés en concepto de financiación para la ejecución de obras; y un sobreprecio para los compradores de viviendas en municipios con retrasos de más de un año en la concesión.

Benito Iglesias urge viviendas nuevas en las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas, además de “una apuesta decidida” por la rehabilitación de viviendas en un parque de inmuebles donde más de 500.000 tienen más de cincuenta años de antigüedad. 

A Coruña tiene 40 edificios en venta para reformar a 1.300 euros el metro cuadrado

Te puede interesar