A Coruña supera ya el mínimo recomendado de metros cuadrados de zona verde por cada habitante

Vista del parque de Adolfo Suárez, una de las últimas aportaciones a las zonas verdes de la ciudad | Javier alborés

A Coruña siempre ha padecido una carencia endémica de zonas verdes: encerrada en una península, el mar ha sido su mayor ventaja y su mayor limitación. Todos los gobiernos locales lucharon por arrancar algo de verde al asfalto, y a medida que la ciudad crecía hacia la periferia, también lo hacían los parques, tratando de formar un cinturón verde, un pulmón. Actualmente se están llevando a cabo las obras del Bosque de Breogán, junto a la urbanización del mismo nombre. Son 27.000 metros cuadrados que se sumarán a los 2,5 millones con los que ya cuenta la ciudad. Es decir, 10,5 metros por habitante.


Aunque no existe un estándar fijado para determinar cuánto espacio verde debe tener una ciudad por cada habitante, se suele tomar como medida entre diez y quince metros por habitante. Hacia ese objetivo se encamina la mayor parte de ayuntamientos. Según estadísticas municipales, en diez años el número de metros cuadrados de zonas verdes creció un 51%, pasando de 1,2 millones de metros en 2010 a 2,5 millones en 2018 pero, desde entonces, parecía que se había estancado.


La última gran aportación al pulmón verde de la ciudad fue el parque de Adolfo Suárez, de 70.000 metros cuadrados: el proyecto se elaboró durante el bipartito de Javier Losada, pero fue el PP de Carlos Negreira el que sacó el proyecto adelante (en parte, gracias al apoyo de la Fundación Amancio Ortega). Las obras comenzaron en 2014 y la inauguración estaba prevista para octubre de 2015 pero no paraban de surgir problemas y deficiencias que retrasaron su apertura hasta 2016. Después de aquello, diversas actuaciones aumentaron en casi 100.000 metros cuadrados más las zonas verdes de la ciudad. Durante el mandato de Xulio Ferreiro se proyectaron dos parques más: el Bosque de Breogán y el de las Cinco Islas.


Los nuevos proyectos

Sin embargo, la actual responsable de Medio Ambiente, Esther Fontán, decidió rehacer los proyectos pendientes, por considerar que se dejaba en ellos poco espacio a la naturaleza en favor de zonas de juegos y de picnic, por eso no se han comenzado hasta ahora las obras del Bosque de Breogán. En cuanto al de las Cinco Islas, todavía está tramitándose.


Habrá pues que esperar para ver el parque de 84.000 metros cuadrados, tal y como estaba proyectado originariamente, y con un presupuesto de 740.000 euros.


El desafío del Agra do Orzán

Pero Los Rosales cuenta con otro gran parque, como el del monte de San Pedro, mientras que otros barrio como Agra do Orzán, no cuentan con ninguno. Construir una zona verde en una de los barrios más densamente poblados de Europa ha sido un desafío imposible desde hace 40 años.


El Gobierno de Inés Rey ya hizo una intentona sin éxito hace más de un año. Fracasó porque no consiguió la unanimidad necesaria para reformar el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) para ejecutar la sentencia de Adoratrices, excluir esta parcela del polígono y hacer una reordenación del parque dentro de las mejoras respecto al as propuestas anteriores. El nuevo concejal de Urbanismo, Francisco Díaz, debe hacer otra revisión que satisfaga a la Marea si quiere aprobar la modificación en pleno.

A Coruña supera ya el mínimo recomendado de metros cuadrados de zona verde por cada habitante

Te puede interesar