A Coruña suma ya siete víctimas mortales de tráfico en su año más negro

Agentes de la Policía Local recogen pruebas para elaborar el atestado del accidente mortal en San Pedro de Visma después de que retiraran el cadáver

Apenas han transcurrido siete meses pero 2022 ya se ha ganado su lugar en la historia como el año con más victimas mortales de tráfico  en A Coruña, por lo menos en lo que se refiere a la serie histórica de la memoria de la Policía Local, que se remonta a 2014. El último ha sido J.C.S:S., un hombre de 48 años que ayer circulaba por la carretera de Bens hacia A Coruña, y  que se estrelló contra un árbol a la altura del mirador de San Pedro de Visma. Ocurrió a las 12.50 horas. Cuando los servicios de emergencia llegaron, ya había fallecido.


Los agentes de la Unidad de Atestados de la Policía Local llegaron al lugar de los hechos para investigar las causas del accidente y lo primero que notaron es que no había huellas de frenazo en el asfalto: el vehículo se había dirigido directamente contra el árbol sin tratar de desviarse ni frenar. Esto apuntaría a que el conductor estaba dormido o, quizá, sufrió una indisposición de algún tipo que le impidió maniobrar en la curva que se encuentra justo después de pasar el parque de Bens en dirección A Coruña.


El impacto fue tan brutal que hundió el habitáculo, y fue necesario llamar a los Bomberos para poder sacar el cadáver del asiento del conductor, aunque no fue necesario emplear material como pinzas para abrir el vehículo. La jueza ordenó el levantamiento del cadáver, que pertenecía un vecino de Agra do Orzán, poco después, mientras los agentes de la Policía Local continuaban elaborando el atestado del siniestro.


Desde marzo


Se trata de la segunda víctima mortal en lo que va de mes, después de que el día 15 muriera una motorista de 44 años horas después de que se estrellara en la mediana de la avenida de A Pasaxe, a la entrada del túnel de Os Castros, falleció pasadas las diez de la noche, según fuentes de los servicios de emergencia. La mujer, vecina de Culleredo, circulaba en una motocicleta con su hijo de 14 años. Este último resultó herido de gravedad, con una pierna rota y abrasiones por la caída, pero por lo demás se encuentra fuera de peligro.


En marzo hubo dos siniestros con víctimas en las vía de la ciudad: el día 6, un ciclista de 36 años se estrelló contra un portal en la calle de Almirante Mourelle y, solo dos semanas más tarde, un joven de 23 que viajaba de copiloto en un coche que se salió de la vía en Bens cuando viajaban de noche en dirección hacia la ciudad y se estrelló contra un poste de hormigón. Sus compañeros salieron prácticamente ilesos, pero el pereció inmediatamente.

 

No había huellas de frenazo en el asfalto, por lo que se especula con que sufrió una indisposición

 


En abril, un motorista de unos 40 años de edad, murió en otro accidente ocurrido de noche en la carretera de Baños de Arteixo a la altura del Centro Comercial Marineda City. En una nueva salida de vía en la que la víctima se estrelló contra una señal pasadas las ocho de la noche. El siete de mayo, un hombre de 55 años fue atropellado cuando cruzaba el Paseo Marítimo a la altura del Millenium.


Finalmente, el treinta de junio tuvo lugar un espectacular siniestro en la calle de San Andrés, en el que el autobús de línea número 11 se llevó por delante a una pareja que cruzaba la vía  fuera de paso. El choque envió a la mujer de unos 50 años contra los bolardos. Murió allí, en la acera, sin que consiguieran reanimarla. Su pareja sobrevivió. 

A Coruña suma ya siete víctimas mortales de tráfico en su año más negro

Te puede interesar