La contaminación se mantiene en niveles inferiores a antes del covid

Vista del tráfico fluido ayer en Alfonso Molina | Patricia g. fraga

El confinamiento durante la primera ola de contagios de covid-19 en el país, en marzo de 2020, permitió observar el impacto del tráfico rodado en los niveles de contaminación de la ciudad, cayendo notablemente el nivel de gases y partículas derivados del tránsito de vehículos, al pararse casi toda actividad y movimiento. Aunque el regreso a lo que conocíamos por normalidad está siendo más paulatino de lo que creíamos, sí que se ha ido recuperando la movilidad, la presencialidad laboral y parte de la vida social. Este regreso a la vida volvió a incrementar los niveles de emisiones de gases y partículas, pero por debajo de los niveles registrados antes de la pandemia.


Tomando como ejemplo dos de las estaciones medidoras que hay en la ciudad (O Castrillón y Santa Margarita), se pueden apreciar estos descensos.


Es el caso del dióxido de nitrógeno, uno de los contaminantes atmosféricos derivados del tráfico, entre otras fuentes. En los datos de Santa Margarita se observa como en los años 2017, 2018 y 2019 era habitual que este gas superara los 50, e incluso 60, microgramos por metro cúbico, en bastantes ocasiones a lo largo de los doce meses del año. En 2020 se mantuvo casi todo el año, a excepción del tramo final, por debajo de los 40, e incluso de los 25 durante el confinamiento. En 2021 la presencia de dióxido de nitrógeno se mantuvo por debajo de los 40 microgramos, con algún pico mayor a partir de octubre, que volvía a descender en diciembre.


Lo mismo ocurre si se aprecian los datos de O Castrillón. Mientras que antes de la pandemia los niveles se disparaban por encima de los 40 microgramos, en 2021 se establecieron, en la práctica totalidad del año, por debajo de los 30, salvo entre octubre y noviembre, cuando sí se que se elevaban hasta 40 microgramos, para volver a caer en diciembre.


Partículas

En el caso de las partículas (pm10 y pm2,5), su emisión a la atmósfera está influenciada por efectos naturales (polvo o partículas salinas del mar), así como por el tráfico rodado.


Ambas estaciones muestran comportamientos parecidos. Mientras que antes de 2020 se superaban varias veces al año picos de entre 20 y 25 microgramos por metro cúbico para las 2,5 y entre 25-40 para las 10, en 2021 estos picos se sitúan entre 18 y 20, estando el resto del año por debajo.

La contaminación se mantiene en niveles inferiores a antes del covid

Te puede interesar