El Ayuntamiento instalará contadores en 140 pasos de peatones de A Coruña

Algunos puntos de la ciudad, como la avenida de La Marina, cuentan ya con cronómetros | quintana

Para la Tercera Edad, cruzar un paso de cebra siempre es una lucha contra el tiempo. Los segundos que permanece encendida la luz verde siempre parecen escasos. La normativa es clara al respeto: un segundo por cada medio metro de distancia. Pero, para saber de cuánto tiempo disponen, el Ayuntamiento instalará cronómetros en los principales cruces. De esta manera, aquellos con problemas de movilidad podrán calcular cuándo cruzar. Ayer se aprobó en Junta de Gobierno local el contrato para la implantación de esta medida, así como otra que ayudará a los invidentes: los semáforos detectarán cuando se acerque la persona en cuestión.


Actualmente ya existen puntos de la ciudad con un contador, pero el Gobierno local piensa instalarlos en 140 pasos de peatones, a dos semáforos por paso. Así que no todos las señales luminosas de la ciudad contarán con cronómetro, solo los principales itinerarios peatonales y el entorno de los centros escolares contarán con estos nuevos semáforos con cronómetro, por ser las más transitadas.


El ciclo semafórico, que es como se conoce al ritmo al que cambian las señales luminosas, es un asunto delicado, puesto que cualquier cambio puede generar una reacción en cadena que genere atascos en un punto u otro del callejero. Sin embargo, los vecinos de la Tercera Edad piden periódicamente más tiempo para cruzar la calle. A principios de año, se realizó una modificación en puntos como la avenida de Sánchez Bregua y Cuatro Caminos para conseguir ganar unos segundos para los peatones.


Algunos cruces, como el de la avenida de Arteixo con la ronda de Outeiro, son especialmente complicados. En estos casos, el cruce debe de hacerse en dos tramos, de manera que si el peatón no logra cruzar a tiempo, pueda permanecer seguro en la mediana hasta que el disco vuelva a cambiar de color. Pero no todos esperan a que el contador se reinicie “Hay gente que cuando le empieza a parpadear de verde rojo, apura en vez de detenerse”; señala un agente.


Para invidentes

Por otro lado, el Ayuntamiento pretende acabar con la señal acústica que hoy en día suena en algunos cruces del centro, una voz femenina que anuncia que “puede pasar” cuando el semáforo se pone en verde. Se trata de 226 dispositivos, con acústico integrado y un sistema de detección que podrá ser activado mediante tecnología Bluetooth o con un mando a distancia. Se trata de una herramienta diseñada para que la puedan activar los peatones con visión deficiente en el momento en el que se quiera cruzar una calzada.


“Así se evitará a contaminación sonora de estar permanentente, incluso en horario nocturno e cando no cruza ninguén repetindo sempre a mensaxe dos semáforos”, explicó la alcaldesa, Inés Rey. La inversión total es de 596.995,79 euros. Abarca la adquisición de reguladores semafóricos centralizados y su integración en la sala de control de Tráfico. Las nuevas señales ofrecen un ahorro energético de más del 25% con respecto a los actuales, y permitirán mejorar la conectividad con diferentes actores de la movilidad urbana (transporte público, particulares, ciclistas, CMP, peatones). A todo esto se ha dado luz verde ayer.

El Ayuntamiento instalará contadores en 140 pasos de peatones de A Coruña

Te puede interesar