El Ayuntamiento espera recaudar ocho millones de euros en multas de tráfico

Presentación de los nuevos equipos, como radares, de la Policía Local en enero | pedro puig

Después de mucho aguardar, el Gobierno local presentó a la oposición las cuentas para este año, cuentas que lleva hoy a pleno y que la alcaldesa definió como unos “presupuestos expansivos”, dado que el gasto aumenta hasta los 50 millones de euros hasta llegar a los 310. Pero un mayor gasto exige mejores ingresos. Gran parte de este dinero se obtendrá mediante créditos o fondos europeos, pero el Ayuntamiento también espera incrementar de forma sustancial sus ingresos por multas de infracciones a la ordenanza de circulación: en torno a un 16%, con lo que se alcanzaría la histórica cifra de ocho millones de euros .

Eso es 1,1 millones de euros más que el año pasado, cuando la circulación ya se había restablecido casi por completo. Fuentes municipales aseguran que es técnicamente posible, sobre todo ahora que la Policía Local ha recibido un nuevo aparato para controlar el estacionamiento irregular. El ControlCar, que es un sistema de cámaras que se puede instalar en cualquier vehículo, permite sancionar de una manera mucho más rápida la doble fila u otras infracciones relacionadas con el estacionamiento. A esto hay que añadir las cámaras de La Marina, o de calles como Juan Flórez, que han disparado las multas en los últimos años. En todo caso, se trata del epígrafe que más crece en la sección de tasas, precios públicos y otros ingresos, que sube un 14,7%, hasta llegar a los 59,2 millones de euros.

En este capítulo, el de tasas, llama la atención el canon por aprovechamiento urbanístico de 9,7 millones de euros, que procede casi íntegramente del barrio de Xuxán (el antiguo Ofimático). Pero hay que tener en cuenta que el Ayuntamiento invertirá en esta nueva zona de la ciudad 9,95 millones de euros en concepto de obras de urbanización, así que el saldo resulta bastante favorable para los nuevos residentes de este barrio.



Un 25% menos de plusvalía


Los impuestos indirectos sufren también una importante reducción, en el impuesto de incremento de valor de terrenos de naturaleza urbana. Es decir, la plusvalía. O la parte que se lleva el Ayuntamiento cada vez que alguien vende su casa con un beneficio. En noviembre del año pasado, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley con el que se adaptaba esta carga, obligado por una sentencia del Tribunal Constitucional, y establecía dos opciones para determinar la cuota tributaria, que el contribuyente podrá elegir para aplicarse la más beneficiosa. Para él, se entiende. El Ayuntamiento calcula que eso le costará 2,17 millones de euros menos, un 25% del total que recaudó en el último ejercicio.

Otro de los datos que llaman la atención cuando se examinan las cuentas que el Gobierno local llevará hoy a pleno es la importante subida del impuesto directo a los bienes inmuebles de naturaleza urbana, más conocido como IBI, del que el Ayuntamiento espera ingresar un millón de euros más que en el anterior ejercicio, hasta los 63. Fuentes municipales apuntan que la mitad de esta cantidad será abonada por Repsol tras el cambio de cualificación del terreno sobre el que se asienta la refinería, a caballo entre los municipios de A Coruña y de Arteixo. La otra mitad saldrá de los bolsillos de los dueños de viviendas.

Otros cambios, por el contrario, solo reflejan ajustes contables y no un incremento real de ingresos, como ocurre con el impuesto de construcciones e instalaciones de obras, del que se calcula un incremento del 51% llegando hasta llegar a los 5.450.000 euros.



Transferencias


Pero, como se ha dicho, la mayor parte de los nuevos ingresos provienen de transferencias, como el fondo complementario de financiación, 10,2 millones de euros, en el capítulo de transferencias corrientes. O los más de 14 millones de euros de transferencias de capital, casi nueve de los cuales salen de los famosos Fondos Next Generation.

Y, por supuesto, el crédito de 24.698.565 euros que supera en un 255% el solicitado el año pasado, de 6,9 millones de euros, Todos juntos suponen los 50 millones de euros que han permitido a la alcaldesa hablar de “presupuestos expansivos” con los que pretende impulsar la recuperación de la ciudad tras la larga pandemia que está finalizando. 

El Ayuntamiento espera recaudar ocho millones de euros en multas de tráfico

Te puede interesar