El Gobierno local sanciona a la empresa que gestiona las bibliotecas

Nueva concentración en María Pita de los trabajadores de bibliotecas | pedro puig

La alcaldesa, Inés Rey, confirmó la imposición de “penalidades económicas” a la empresa concesionaria de las bibliotecas municipales (Servicios Bibliotecarios LTM) por no cumplir “sus obligaciones” recogidas en el pliego respecto al abono de los salarios de los trabajadores.


Dicha compañía no realizó el ingreso de la paga extra de verano a los 77 empleados de la red en el tiempo marcado por el Ayuntamiento, esto es, “antes de las 14.00 horas del pasado viernes”. La regidora aseguró en la mañana de ayer que ese día, 8 de julio, el Gobierno municipal comunicó a la empresa que si no pagaban a los empleados del servicio la nómina extra habría “sanciones”.


“Como no abonaron ya se impusieron las sanciones”, apostilló, sin confirmar el importe de las mismas. “No sé la cantidad exacta, es en función de lo que aparece en los pliegos”, dijo. Los trabajadores exigen cobrar la extra del pasado mes de junio y garantizar el cobro de sus salarios para los próximos meses, según informó la regidora municipal, quien anunció que si no se realiza el pago, “lo abonará el Ayuntamiento”. Esta situación de impago, ha llevado a los empleados de la red de bibliotecas municipales de A Coruña a programar un calendario de movilizaciones que ha incluido varias jornadas de huelga y concentraciones a las puertas del Ayuntamiento. La última tuvo lugar ayer en la plaza de María Pita.


Inés Rey manifestó que el Gobierno municipal está tomando “todas las medidas necesarias” y “agilizando el máximo posible” los trámites para garantizar que estos trabajadores cobren sus salarios, pero que son procedimientos administrativos que “llevan su tiempo”. Planteó, además, la posibilidad en “último caso” de “rescindir el contrato”.

 

 

Los afectados


“La empresa nos trasmitió que mantiene su imposibilidad de pagar en estos momentos”, señaló el pasado viernes la portavoz de los afectados, Elisabeth Rodríguez, por lo que la esperanza de cobrar a corto plazo las cantidades pendientes parece descartada. “Además, el mes de agosto está a la vuelta de la esquina, y ahí la administración no trabaja, por lo que será más complicado todo y tenemos miedo de que el asunto quede paralizado en verano”, explicó.


Rodríguez participó en el pleno municipal del jueves, donde trasmitió el “malestar y la preocupación” de los trabajadores ante la “incertidumbre” que les genera esta situación. “Y ahora que teníamos este nuevo plazo, la decepción es mayor y todas esas sensaciones se agravan. Estamos muy cansadas y hartas”. l

El Gobierno local sanciona a la empresa que gestiona las bibliotecas

Te puede interesar