La avenida de Arteixo será la próxima gran arteria en contar con un carril 30

Las obras de la glorieta del cruce con la ronda de Nelle se extienden por la avenida de Arteixo | javier alborés

Ya hace tiempo que A Coruña se ha convertido en una ciudad 30, incluso antes que la mayor parte de las urbes españolas. Sin embargo, ya en la reunión de la Mesa de Movilidad del mes pasado, el concejal del área, Juan Díaz Villoslada, manifestó su intención de seguir ampliando la zona 30. Fuentes municipales confirmaron que esto se conseguirá instalando nuevos carriles 30 en las vías grandes, de doble sentido, y que una de las primeras será la avenida de Arteixo.

Esta vía tiene dos carriles en cada sentido de circulación, como el Paseo Marítimo, o la ronda de Outeiro, arterias que ya cuentan con un carril 30 aunque el límite de velocidad sea de 50 kilómetros por hora. Además, actualmente se está llevando a cabo una importante actuación en el cruce con la ronda de Nelle, donde se ha instalado una glorieta después de cegar el paso a nivel que existía allí anteriormente.

En una intervención pública anterior, Villoslada había señalado que la obra incluiría la humanización de la avenida, especialmente desde el tramo que baja de la ronda de Nelle al palacio de la Ópera, y aunque en un primer momento se habló de un carril bici, parece que finalmente será una carril 30 el que se instale allí para calmar el tráfico, a falta de que el Gobierno local presente el proyecto de manera oficial. También se reordenará el aparcamiento para aprovechar mejor el espacio. Las obras para la glorieta finalizarán pronto, antes de fin de mes, pero la avenida de Arteixo todavía tendrá que soportar varios cambios.



Desde hace casi dos años


Hace tiempo que los coruñeses vienen adaptándose al nuevo límite de velocidad, que no ha supuesto un gran trastorno. La nueva normativa de la DGT entró en vigor el 11 de mayo, aunque la Concejalía de Movilidad se había adelantado y para entonces lo había implantado ya desde hacía casi un año en el 90% de la ciudad. Algunas zonas periféricas quedan por regular, aunque esta también se normalizarán antes de que acabe el año, si se cumplen los planes de la Mesa de Movilidad, como se formularon el mes pasado en una reunión en el centro cívico de Os Mallos.

El objetivo es, por supuesto, el calmado de tráfico, que disminuye tanto los accidentes de tráfico como las emisiones de carbono. Según los datos de Movilidad celebrada la semana pasada, es un objetivo que se ha conseguido, por lo menos en las principales vías, donde la velocidad se ha reducido en torno a un 14%, hasta superar por poco los 20 kilómetros por hora.

Esto ocurre tanto en las vías con velocidad limitada a 50 kilómetros por hora como las de 30 kilómetros por hora. Por ejemplo: en su tramo urbano, en Alfonso Molina, la velocidad se redujo un 6,72%, hasta rondar los 36 kilómetros por hora. Otra arteria vital de la ciudad, la avenida del Puerto, donde a menudo se producen embotellamientos en horas punta, cayó un 14,3%, hasta los 27 kilómetros por hora.

En cuanto a calles de la zona 30 (todas las calles de la ciudad con un solo sentido de circulación), los últimos datos apuntan a que la velocidad media actual es de 21 kilómetros hora, aproximadamente. Es decir, un 14.9% menos en poco más de un año. En la ronda de Outeiro el tráfico se ralentizó también, un 8,2%, hasta llegar a una velocidad semejante a la de Juan Flórez. Un comportamiento semejante se espera de la avenida de Arteixo cuando se incluya el carril 30. 

La avenida de Arteixo será la próxima gran arteria en contar con un carril 30

Te puede interesar