Las autoescuelas estudian subir el precio si el carburante sigue al alza

Un vehículo de autoescuela en las calles coruñesas | Quintana

Las autoescuelas coruñesas se plantean subir el coste de las prácticas si la tendencia alcista de los precios del combustible se mantiene. Dicen que están acusando mucho la subida de los carburantes, especialmente en el caso de los vehículos pesados.


Desde la autoescuela Los Rosales, su director José Antonio Martínez, afirma: “En cuanto a combustible nosotros estamos gastando una barbaridad más”. Lamenta que el precio se haya disparado. “Son subidas brutales”, sostiene. “Nos estamos planteando que si esto sigue así tendremos que subir, claro”. Estima que, de ajustarse el precio de las prácticas, hoy en día sería necesario un incremento del 40% para paliar los gastos.


Por su parte el director de la autoescuela Llano, José Llano Rodríguez, apunta que el beneficio es mucho menor ahora. Comenta que en A Coruña los precios ya son bajos, con una media de 20 euros por práctica, y esta problemática no ayuda a las autoescuelas.


Esto lo confirma José Ramón Veloso, de la autoescuela Gran Canaria: “Claro que repercute”, dice. Recuerda que los precios de las prácticas en la ciudad son bajos y que si se mantiene el coste actual del combustible las autoescuelas tendrán que plantearse un ajuste.


Desde Copaco, Juan Carlos Iglesias señala: “Sí que nos aumenta mucho” el coste, debido al amplio horario durante el que los coches de autoescuela se encuentran en circulación y el consumo generado.


“En el tema de vehículos pesados se nota muchísimo, tienen consumos altos de 35 litros cada 100 kilómetros”.


Un nuevo examen para jóvenes

Las autoescuelas valoran positivamente la futura implantación por parte de la DGT del nuevo examen del carnet de conducir B1.


Permitirá a los jóvenes de 16 años conducir vehículos eléctricos con unas determinadas características, que tendrán limitada la velocidad a 90 kilómetros por hora. Esperan que pueda incentivar las matriculaciones en las autoescuelas, aunque no creen que vaya a impulsarlas de manera sustancial.


Cuando llegue el momento estudiarán si les compensa adquirir un vehículo que reúna las características para preparar este nuevo permiso, en función del coste que tenga y la previsión de alumnos.


En pleno mes de junio, las autoescuelas de la ciudad comienzan a notar un incremento en el número de matriculaciones de cara al verano. Una cifra que algunos años, dicen, llega a triplicarse durante julio y agosto.

Las autoescuelas estudian subir el precio si el carburante sigue al alza

Te puede interesar