El nuevo edificio del Citic se adaptará al actual mundo cambiante

Los ganadores del concurso junto a la maqueta de su idea y representantes institucionales | Pedro Puig
|

El nuevo edificio del Centro de Investigación TIC (Citic) de la UDC tratará de ser una infraestructura capaz de adaptarse a la idiosincrasia de un mundo cambiante, tal y como explicaron los promotores de la idea para su creación, ganadores del concurso de ideas promovido por la Universidad.


Este nuevo edificio se ubicará en la Ciudad de las TIC, un proyecto de futuro que volvió a recibir ayer las alabanzas de la Xunta y del Ayuntamiento durante la presentación de los premios de este concurso.


El conselleiro de Economía, Francisco Conde, incidía ayer en que la Ciudad de las TIC será un ejemplo de la apuesta de la comunidad por la transferencia de conocimiento a la industria y a las pymes.


Por su parte, el edil de Urbanismo y Movilidad, Juan Díaz Villoslada, destacaba la importancia de que la ciudad cuente con centros como el Citic o el CICA, al tiempo que destacaba el impacto que tendrá la Ciudad de las TIC. Pero el concejal no se ceñía solo a la capacidad de investigación y de colaboración empresarial, sino que ponía de relevancia el impacto que tendrá sobre la propia ciudad, por lo que apeló a estudiar la movilidad urbana y metropolitana en el futuro, una vez la Ciudad de las TIC comience a dar pasos.


Premiados

El concurso para el diseño arquitectónico del nuevo edificio del Citic entregó, tal y como explicaba la vicerrectora de Infraestructuras y Sostenibilidad, Amparo Casares, una mención honorífica a un proyecto que planteaba un “obxecto icónico”, mientras que el tercer premio ofertaba “a construcción dunha praza” que buscaba ser un lugar de encuentro, y, el segundo, una solución “exquisita” a su inserción en el lugar.


La opción ganadora, compuesta por Jesús Irisarri, Guadalupe Piñera, Enrique Blanco, Patricia Sabín y Joaquín Martín, aúna varias de esas ideas, ofreciendo también “un obxecto icónico”, con un lugar de encuentro bajo el mismo y resolvía su respeto al lugar “flotando sobre el”.


Irisarri resumía sus intenciones, con esa necesidad de adaptarse a un mundo cambiante. A su vez, destacaba la oportunidad de la Ciudad de las TIC: “Estamos ante una situación maravillosa, que es que una ciudad hereda un lugar con una dimensión suficiente para reformular cómo van a ser nuestras ciudades, es un pedazo de ciudad nuevo”, afirmó.

El nuevo edificio del Citic se adaptará al actual mundo cambiante