Ocupan el chalé de la ronda de Nelle por segunda vez en dos días

|

La okupación de viviendas es un fenómeno persistente. La prueba de ello se encuentra en el número 37 de la ronda de Nelle, un chalé en el cruce con la avenida de Arteixo que ha sido okupado en dos ocasiones el pasado fin de semana. A día de hoy, por lo menos dos personas se hallan en su interior, una mujer y un hombre. Según parece, cuando la propietaria les visitó acompañada por la Policía le explicaron que a ellos les habían alquilado la casa por un año y que no pensaban marcharse.

El primer caso de okupación tuvo lugar el viernes por la noche, o eso se cree. El edificio lleva años abandonado, pero los vecinos descubrieron al día siguiente la verja que da al patio trasero apareció forzada. Temiendo una okupación, alertaron a las autoridades y un coche patrulla de la Policía Local apareció para comprobar que, efectivamente, la casa había sido okupada. Un solo individuo se encontraba en su interior que, al parecer, le dijo a los agentes que había llegado la noche anterior pero que había sido invitado por un segundo individuo, ausente, que llevaba viviendo allí una semana.


La vivienda lleva años vacía, pero aseguran que se les alquiló para poder residir en ella durante un año 




Sin embargo, los agentes comprobaron que en el interior no había ninguna pertenencia, ni ningún otro signo que pudiera indicar una okupación prolongada. Como tampoco tenía ningún menor ni ningún dependiente a su cargo, le conminaron a que abandonara el lugar.

Así lo hizo sin más problemas, y el 092 precintó la verja rota. En ese momento, el problema parecía resuelto.



Segundo caso



Sin embargo, la casa volvió a ser allanada poco después. Los vecinos podían ver a gente entrando y saliendo, y cómo el precinto policial estaba roto y tirado en el suelo. Al lugar acudió la dueña del edificio, en compañía de las autoridades, pero los nuevos ocupantes le explicaron que una tercera persona les había alquilado el lugar por 1.500 euros para que residieran allí por un año. E incluso disponían de las llaves de la puerta para demostrarlo.

Este hecho puede explicarse porque los dueños guardaban un juego de llaves en su interior. En todo caso, la situación se había complicado, y ayer volvió la Policía Local a hacer acto de presencia en la zona, en un intento por conseguir que los okupas abandonen el edificio.


Este incidente se suma a otros muchos relacionados con la apropiación de viejos edificios abandonados por parte de individuos marginales. Es un fenómeno que afecta a toda la ciudad pero que ocurre quizá con más frecuencia en Os Mallos, dado que la edad media de los edificios de este barrio es más elevada y por tanto, hay más abandonados. l

Ocupan el chalé de la ronda de Nelle por segunda vez en dos días