Inés Rey multiplica su seguridad tras las últimas acciones de la Policía Local

La alcaldesa, Inés Rey, llega a su cita en la Domus bajo la protección de un amplio dispositivo | javier alborés
|

Varias unidades de la Policía Local y de la Nacional montaron guardia ayer frente a la entrada principal de la Domus, donde se celebraba un acto en el que participaba la alcaldesa, Inés Rey. Es una medida inusual, motivada por las protestas de la propia Policía Local, que el día anterior habían protagonizado una sonora pitada en el acto de homenaje a Rosalía de Castro cuando tomó la palabra el concejal de Educación, Jesús Javier Celemín. La alcaldesa declaró: “Entendemos que con las amenazas, las coacciones, no es el mejor camino para llegar a un punto de acuerdo. Hay líneas que conviene no traspasar, actitudes que exceden la legítima protesta”

Sin embargo, ayer no se presentaron en la Domus los policías municipales fuera de servicio para protestar. El presidente de la asociación profesional de la Policía Local, Manuel Freire, negó que la campaña de protestas que están llevando a cabo se pueda calificar de “acoso”. “Salvo el hecho de incomodar, aquí no se acosa a nadie. Dijo que habíamos medio roto el acto de Rosalía: Yo estuve allí, se mantuvo silencio, hasta que salió el concejal y se le pitó a él solo”, recordó Freire para luego añadir: “No nos pasamos de la raya, vamos a actos públicos dentro de unas protestas laborales y nada más. Es una reivindicación laboral, sindical, y ella sabe que no es nada personal y que no somos una banda organizada, ni nada, Somos trabajos que tiene derecho a la reunión y a la manifestación”.


No nos pasamos de la raya, vamos a actos públicos dentro de unas protestas laborales y nada más 



Por su parte, la regidora aseguró que “todas las reivindicaciones que vayan en defensa de los derechos de los trabajadores me parecen totalmente legítimas y respetables. Las demandas de medios materiales desde que yo llegué al Gobierno han sido atendidas. Las que se refieren a los vehículos y a las pistolas táser, a la uniformidad, a los chalecos... En este caso, se trata de una reivindicación de carácter salarial que habrá que tratar con el conjunto de funcionarios municipales”.



Una larga campaña


Por su parte, Freire recordó que el colectivo que él encabeza llevaba desde mayo a septiembre, inmerso en una campaña de protestas que se limitaba a una sentada frente al palacio municipal. ”Resultado, ninguno, cero”. Mientras tanto, las negociaciones habían llegado a un callejón sin salida. Es por eso que poco a poco han ido aumentado el nivel de confrontación. Ya en el pleno de la semana pasada se produjo un incidente con el concejal de Hacienda y negociar municipal, José Manuel Lage, cuando este se cruzó con los manifestantes camino del pleno, y que acabó con los policías de servicio acompañado al concejal. También se había producido otro incidente con Lage, cuando se dirigía a la Diputación y en el que recibió otra pitada. 


Inés Rey advierte que “hay líneas que no conviene traspasar, actitudes que exceden a la legítima protesta”


Freire negó que hayan llegado los chalecos: “Los que tenemos, es porque nos los hemos comprado” y recordó que las demandas salariales consisten en el plus de peligrosidad, que ya se aprobó en pleno en mayo de 2019, PSOE incluido. “Es muy sencillo: el plus de peligrosidad está invertido”, aclara el portavoz del colectivo. A día de hoy, un mando de la Policía Local cobra más por este plus que una gente en la calle, que está más expuesto: “Está invertido y se ha reconocido. Fue un error que hay que rectificar. Es tan fácil como eso. Está firmado y se aprobó en un pleno”.

Esto significaría aumentar el desembolso en sueldos de la Policía Local, lo que explica por qué la situación se demora. “Para ellos, se trata de dinero –critica Freire– Del por qué, se olvidan. Hay dinero porque está tasado así, un dinero. Es una valoración que se hizo mal”. 

Inés Rey multiplica su seguridad tras las últimas acciones de la Policía Local