El viaducto de la avenida de Arteixo desaparecerá esta semana cegado por escombros

Un enviado de Tranvías coloca un cartel de aviso | pedro puig
|

Las obras del cruce de la ronda de Nelle avanzan a buen ritmo y se espera que esta semana el viaducto de la avenida de Arteixo, que ha prestado servicio durante cerca de 40 años, desaparezca bajo sus propios escombros. Ayer las máquinas rompían los parapetos para arrojar los pedazos al fondo del viaducto, cuyo nivel de suelo ya había subido varios metros en las últimas semanas.


Mientras tanto, en la ronda de Nelle, pasadas las diez de la mañana, se produjo un nuevo cambio en la circulación: se cortó el sentido bajada y se desvió la circulación por uno de los carriles de sentido subida. La medida se adoptó pasada la hora punta para evitar los embotellamientos, aunque se espera que se produzcan afecciones al tráfico durante los próximos días, como ya ha estado ocurriendo en algunas calles, como Pla y Cancela, donde se ha instalado la parada que ha quedado anulada frente a la Fundación Abanca.


Pausa navideña

Los trabajos continuarán hasta principios de diciembre, cuando se interrumpirán debido a la pausa de las navidades. Pero, para entonces, ya estará lista la forma de la glorieta que a partir de entonces regulará la circulación en ese cruce, aunque solo la primera capa, la de rodadura.


Después de las fiestas continuarán los trabajos, que servirán para urbanizar toda la zona hasta el Palacio de la Ópera, y que incluirá mejoras en el aparcamiento y zonas verdes para un urbanismo más “suave”.

El viaducto de la avenida de Arteixo desaparecerá esta semana cegado por escombros