Dieciséis crímenes de ETA resueltos en diez años sin ninguna ayuda de la banda

Las dirigentes de EH Bildu Maddalen Iriarte y Anita Lopepe | juan herrero (efe)
|

Hace una década ETA dejó de matar. En 2011 se llegaron a cifrar en 377 sus crímenes sin resolver. Diez años después se ha logrado esclarecer una decena de ellos, dieciséis según la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT). Eso sí, ninguno con la ayuda de miembros de la banda terrorista.


Pese a los casos de arrepentimiento que se han dado, “a día de hoy no hay ningún gesto” por parte de miembros de ETA condenados que haya arrojado luz en alguno de esos tres centenares de casos que aún quedan sin respuesta, ha asegurado a Efe la abogada de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) Carmen Ladrón de Guevara.


Y ello pese a que a la confesión no les acarrearía mayor tiempo en prisión, “por no hablar de las prescripciones”, incide la letrada, que ha percibido una gran resistencia de los miembros de ETA en delatar al entorno.


Un decenio después la banda se reduce a una veintena de huidos y 184 presos en cárceles españolas


Esa nula implicación la corrobora el fiscal Marcelo Azcárraga, coordinador para los crímenes de ETA sin resolver en la Audiencia Nacional, que al ser preguntado por Efe si ha existido colaboración de presos en la resolución de esos casos responde: “Cero”.


Una actitud que contrapone con otras organizaciones terroristas como los Grapo o Resistencia Galega, en los que han emergido arrepentidos que han renegado de sus actos y han dado muestras de tratar de repararlos.


Evolución

Diez años después de que ETA anunciara el fin de su actividad criminal la banda terrorista se reduce a una veintena de huidos y 184 presos en cárceles españolas, 73 de ellos acercados ya al País Vasco, gracias a la decisión de poner fin a la política de dispersión por el Gobierno de Pedro Sánchez, que también ha cedido en este tiempo la competencia de prisiones al Ejecutivo vasco y aceptado a EH Bildu como uno de los socios parlamentarios. Arnaldo Otegi sigue siendo hoy el líder de la izquierda abertzale, como hace diez años, aunque entonces estaba en prisión por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna siguiendo las órdenes de ETA.


Por su parte, ayer mismo, EH Bildu expresó su compromiso con “la reflexión compartida sobre el pasado” para consolidar la convivencia en Euskadi con el fin de que cada uno tenga su “relato”, pero “las lecciones sean para todos”, ya que, según reconoce, “todos hemos sido responsables y todos hemos cometido errores”.


La coalición EH Bildu y su homóloga vascofrancesa EH Bai dieron a conocer en Irún un manifiesto con motivo del décimo aniversario de la conferencia de Aiete, que concluyó con una declaración que solicitó a ETA el “cese definitivo” de la violencia, hecho que tuvo lugar tres días después, el 20 de octubre. Maddalen Iriarte (EH Bildu) y Anita Lopepe (EH Bai) fueron las encargadas de leer el documento en el que se comprometen a “seguir defendido el reconocimiento y la reparación de todas las víctimas” de la violencia”. 

Dieciséis crímenes de ETA resueltos en diez años sin ninguna ayuda de la banda