Un coche se precipita a la calle Caballeros desde la ronda de Outeiro tras un “pique” con otro conductor

Los operarios hacían un primer arreglo en la valla que arrancó el vehículo en su caída, varios metros de metal que cayeron con el turismo a la calle Caballeros | Pedro Puig
|

La ronda de Outeiro fue hoy el escenario de espectacular accidente a la altura de su cruce con la calle Caballeros: un vehículo se salió de la vía, arrancó la valla, se precipitó desde una altura de algo menos de diez metros con dos ocupantes a bordo hasta estrellarse contra el asfalto y acabar volcado sobre el techo. Una de las víctimas sufrió heridas de carácter grave y la otra, leve. Un miembro de los servicios de emergencias resumió el sentir general: “Han vuelto a nacer”. En cuanto al otro vehículo, se salió de la vía hacia la mediana y se estrelló contra una columna publicitaria. También viajaban en él dos ocupantes, uno de los cuales se dio a la fuga.


El motivo de dicha espantada lo investigan los agentes de la Unidad de Atestados de Grupo de Tráfico de la Policía Local, pero se especula con que el siniestro pudo deberse a un “pique” entre los dos conductores, que habrían comenzado a acelerar en un intento de adelantarse el uno al otro. El “pique” habría empezado en Alfonso Molina, pero el accidente no se produjo hasta que se incorporaron a la ronda de Outeiro en dirección a la avenida del Alcalde Pérez Ardá. Fue entonces cuando perdieron el control: uno acabó volando por encima de la valla y el segundo se estrelló contra la columna publicitaria.

El conductor, un hombre de 44 años, abandonó el coche y se marchó a pie, dejando allí a su copiloto, su padre de 71 años que solo sufrió heridas de escasa consideración. Los agentes enviaron un coche patrulla a su domicilio. Sin embargo, nadie abrió la puerta a los policías municipales.

Por si fuera poco, nada más producirse ese accidente tuvo lugar otro, un alcance entre dos conductores, sorprendidos por lo ocurrido. El responsable de este siniestro también decidió huir, lo que hizo creer en un momento que eran tres los coches implicados en el primer accidente.



Heridos


Al lugar de los hechos también acudieron efectivos de Emergencias Médicas y de Bomberos. Los primeros atendieron a los heridos del coche (el conductor de 46 años y la ocupante, una mujer de 49) que se encontraba justo en la confluencia con la calle Montevideo. Mientras tanto, la Policía Local cortaba la calle al tráfico., dejando un carril libre para que pudiera circular el transporte público. No fue necesario que los bomberos liberaran a los ocupantes del vehículo, que se encontraban magullados no solo por la caída, sino por el golpe al estallar los airbags: uno de ellos presentaba quemaduras en la cara por ese motivo. Ambos fueron traslados por el 061 al Chuac: él leve, y ella, con pronóstico grave.


Por otro lado, a las siete y media de la tarde, se registró un accidente en A Zapateira: en la confluencia de la avenida de Nueva York con Agra de Bico tuvo lugar un atropello en el que el conductor del vehículo también huyó. De esta manera, serían tres los fugitivos que trataba de localizar el 092 al cierre de esta edición.

Un coche se precipita a la calle Caballeros desde la ronda de Outeiro tras un “pique” con otro conductor