El buen tino del Partido Popular

Sebastian Kurz, antes de dimitir | aec
|

Cuando el Partido Popular montó su gira-convención decidió rodearse de grandes nombres de la política europea que sirvieran para dar carta de liderazgo a Casado. Así, dos de los más sonados fueron Sebastian Kurz, canciller de Austria y Nicolás Sarkozy, ex presidente francés. Este último, al día siguiente de intervenir en esa convención fue condenado por corrupción. Ahora, el primero, Kurz, ha tenido que dejar el cargo por el mismo motivo. La verdad es que el que eligió a los intervinientes no estuvo demasiado fino, sobre todo con los precedentes del Partido Popular.

El buen tino del Partido Popular