Inés Rey asegura que el botellón ya no es un problema en A Coruña

Lugares como la Cormelana concentran a día de hoy la mayor parte de las quejas vecinales | quintana
|

Los hechos ocurridos el pasado fin de semana en Santiago, donde la fiesta nocturna se desbocó hasta tal punto que la Policía tuvo que cargar, contrastan con la relativa tranquilidad que se vive en la noche coruñesa, donde celebrar el botellón es más difícil. La alcaldesa, Inés Rey, señaló que “hai cousas que tardan en erradicarse un tempo. Agora: eses botellóns multitudinarios dos xardíns de Méndez Núñez xa non están”.

La regidora recordó que el botellón allí se prohibió incluso antes de la pandemia, a finales del año 2019, cuando se decidió convertir los emblemáticos jardines en una Zona de Especial Protección (ZEP). Eso significaba prohibir el botellón que desde hacía años se celebraba allí y que llenaba el parque de desperdicios los fines de semana. Anteriores gobiernos locales habían decidido obviar el problema dado que el botellón no molestaba a ningún vecino en los jardines, al revés que otros lugares, como la plaza del Humor o la de Azcárraga.

Sin embargo, Rey decidió actuar contra esta fiesta, protagonizada normalmente por universitarios, alegando dos razones: una de salud pública y de fomento de ocio saludable en la gente más joven, y el cuidado del entorno. “Foi prohibido sen ningún tipo de resistencia ciudadana, nin traumas, nin nada. Foi unha decisión aceptada pola inmensa maioría e polos propios mozos. Non houbo resistencia nin contestación”.


Conatos


A día de hoy, Rey considera que la situación en A Coruña está controlada. Eso no quiere decir que no se vean por la calle jóvenes provistos de bolsas de plástico llenas de bebidas que buscan un lugar tranquilo donde beber y socializar. “Pode haber puntualmente algún conato, que é rápidamente abortado polo corpo da Policía Local, que fai un control exahustivo”, puntualizó la alcaldesa.

Es por eso que “a situación na Coruña non é en absoluto comparable o que se está a vivir en Santiago de Compostela”. Para Rey, la clave puede encontrarse en el hecho de que se prohibieron mucho antes los botellones, “aquí estaba prohibido antes da pandemia e non se ven eses problemas como en Santiago ou en Barcelona”. En realidad, el botellón solo estaba prohibido en las ZEP, pero la normativa sanitaria autonómica, que prohíbe el consumo de bebidas en la calle, y que surgió a raíz de la pandemia, sirvió para extender la prohibición. 

Inés Rey asegura que el botellón ya no es un problema en A Coruña