Miño cerró 2020 con una reducción de deuda de 1,6 millones y un aumento del remanente de 0,9

El alcalde miñense, Manuel Vázquez Faraldo | AEC
|

El Ayuntamiento de Miño aprobó en sesión extraordinaria las cuentas correspondientes a 2020 confirmando que el municipio consiguió incrementar el remanente en 0,9 millones con respecto a 2018 y 2019 y reducir la deuda en 1,6 millones respecto a 2018. El alcalde, Manuel Vázquez Faraldo, destacó que “estas contas constatan a boa xestión económica e social do Goberno de Miño, que non só non reduciu, senón que aumentou os servizos no municipio para mellorar o benestar da nosa veciñanza”, apuntó el mandatario antes de incidir en que es el resultado de “un esforzo que xa amosa beneficios no presente económico de Miño”.

Las cuentas recogen un remanente líquido en tesorería para gastos generales de casi 1,3 millones de euros, una cifra que triplica el de los ejercicios del 2018 y del 2019, que se situaba en 0,4. Así, el municipio cerró el año con un resultado presupuestario de 960.011,82 euros.

En cuanto a la deuda, el montante pasa de los 22,1 millones del 2018 a los 20,5 del 2020, y a esto se suma que en las últimas semanas se consiguió autorización para ampliar el plazo total de la deuda municipal con el Estado hasta el año 2043.

Antes del acuerdo con el Ministerio de Hacienda, el Ayuntamiento de Miño contaba con dos préstamos para hacer frente al proceso de urbanización de Fadesa en Costa Miño; el período de amortización del principal, de 12 millones, finalizaba en 2038; el segundo, de 7 millones, terminaba en 2030.

Ahora los créditos pasan a agruparse en uno solo, incrementando el plazo de pago en 5 y 13 años respectivamente, al tiempo que se establece un período de carencia de 2 años, por lo que no tendrá que comenzar el abono hasta el 2023.

El Ayuntamiento de Miño reduce así de 1,6 millones de euros a 0,9 millones el desembolso anual en amortización. 

Miño cerró 2020 con una reducción de deuda de 1,6 millones y un aumento del remanente de 0,9